CONSEJAZOS PARA SOBRELLEVAR LA VUELTA AL TAJO

Empecemos el post con una buena noticia:

–>El síndrome postvacacional se ha reducido por la crisis económica y se convierte en un privilegio el tener un trabajo. Es importante sentirnos como privilegiados en un país con una tasa de paro tan alta. Gozamos de un periodo de vacaciones gracias a que tenemos empleo…

770d11f0f704a6c1f1c8b46e78edd8d8_Welcome-To-Reality-e1390532891735-1156-577-c

Inexplicablemente, un año más se han acabado las vacaciones a la velocidad del rayo. Y ahora hay que ponerse de nuevo la máscara de trabajador y darlo todo. La vuelta es dura pero siempre podemos poner algo de nuestra parte para conseguir que la vuelta no se convierta en un problema añadido.

Tras una larga lectura de los muchísimos consejos para sobrellevar la vuelta al trabajo en muchos artículos, aquí os dejamos sin duda una lista de los mejores y más funcionales:

  • Se positivo: Al menos tienes un trabajo al que regresar, has pasado unas buenas vacaciones y la Navidad está a la vuelta de la esquina. Además, ¿algo positivo tendrá también tu trabajo no?

28-centro-abierto-post-psicologia-positiva-2

  • Hazte una lista de temazos animados y ¡levántate cada día de la semana con alegría al ir al trabajo!

maxresdefault

  • Cambia de look. Puede ser un nuevo peinado, un nuevo pintalabios, dejarte barba o bigote, usar tacones o ponerte unas bambas, etc… Tiene su rollo verse a uno mismo con una estética diferente.

cambio de look

  • Retorno progresivo: retomar a mitad de semana por ejemplo. Esto favorece una primera toma de contacto, conocer cómo están las cosas para organizarte de nuevo y empezar con buen pie, tomando el control de la nueva situación sin que resulte tan abrumador.

duro

  • Pedir Información: Que tus compañeros de confianza te pongan al día de lo acontecido y te orienten en qué punto están las cosas.

pedir-ayuda-a-los-companeros-el-primer-dia_205

  • Organizarse y Priorizar: Una vez conocida la situación y las tareas a abordar establece prioridades. Estima los tiempos que te suele llevar cada cosa para no saturar tu planificación de tareas que luego se quedan sin abordar. Aprende a posponer. Lo que se quede sin hacer se planifica para el próximo día. Cuenta con que a la vuelta de vacaciones nuestra concentración puede estar algo más dispersa hasta que nos readaptemos a la rutina, los horarios, las responsabilidades. Tenlo en cuenta para planificar los tiempos y sé flexible.

F10

  • Aprender a cortar: es posible aprender a poner límites y optimizar el tiempo de trabajo. De nosotros depende que ir a trabajar sea algo llevadero (e incluso podamos disfrutar con ello) o se convierta en una carga pesada. Habitualmente cuanto menos tiempo tenemos para cumplir las obligaciones, mejor nos organizamos, por lo que oblígate a cumplir un horario y trata de ser productivo en él.

curiosidades-adictamente+2-414x350

  • Fomentar una buena relación con los compañeros. Es importante tener comunicación con los compañeros, cuidar la relación con ellos, buscar su apoyo, hacer equipo e incluso delegar. Si se reparte la carga de trabajo, la vuelta a la oficina será más llevadera.

Bartes-655x325

  • Date descansos: Los niveles atencionales fluctúan por diversos factores (cansancio, estados emocionales, enfermedades…). El nivel concentración y rendimiento sigue una curva: se incrementa progresivamente hasta llegar a un periodo de concentración máximo, para luego reducirse progresivamente debido al efecto de la fatiga. Esto indica que nuestros recursos físicos y cognitivos se han agotado y es necesario “recargar”. Tenlo en cuenta para tu organización: Intenta empezar con las tareas más rutinarias (al principio de la jornada) para pasar a lo que exige más recursos, terminando por tareas menos exigentes (al final de la jornada). Introduce descansos cuando detectes la aparición de la fatiga, de duración suficientemente para relajarte y recuperar energía (muévete, respira profundo, come algo…), pero no tan largos como para perder el hilo de la tarea y que cueste retomarla.

el-descanso

  • Personaliza tu lugar de trabajo y sé ordenado: Dale un toque personal: Los adornos, las fotos de personas queridas, de viajes o lugares que nos generan emociones positivas… ayudan a hacer el ambiente de trabajo más agradable y “más nuestro” (asociamos el entorno de trabajo con las emociones positivas que esos objetos nos provocan). Así mismo, tener el entorno de trabajo ordenado ayuda a rendir mejor, ahorra tiempo a las tareas y aporta más tranquilidad.

decorar-oficina-pequeña

  • Practica el disfrute: Volvemos al trabajo pero no nos convertimos en esclavos. Ya no estamos de vacaciones pero se trata de hacer que la vuelta no suponga una “condena”. Podemos y debemos seguir buscando momentos de disfrute diarios. Hacer actividades y planes que nos entretengan, relajen y ayuden a desconectar al salir del trabajo.

Audioorb-burbuja-para-disfrutar-de-la-naturaleza

Hay cosas del trabajo que no podemos cambiar, por eso se trata de modificar en nuestro favor aquellas cosas que están en nuestra mano para hacer la vuelta (y el día a día) más llevaderos.

keep-calm-and-get-back-to-work-28

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Comunicación entre familia y escuela ¿el conflicto eterno?

Si entendemos la relación entre escuela y familia como uno de los pilares sobre los que se construye el éxito o fracaso de cualquier sistema educativo, promover la implicación de la familia en el desarrollo académico de los hijos se convierte en una cuestión de capital importancia.

La investigación en el ámbito educativo pone de manifiesto que existe una relación significativa entre la implicación familiar y el éxito académico de los estudiantes, independientemente del curso en que se encuentren. De esto se deriva la gran pregunta: ¿es posible crear una alianza positiva entre la escuela y la familia? Y si es así ¿cómo hacerlo?

En general, si bien las familias suelen apoyar la idea de que las escuelas prescriban tareas para casa, éstas acostumbran a ser causa de conflictos entre padres, estudiante y profesores. Las familias se implican más en las tareas escolares cuando los niños y niñas son más pequeños, y el tiempo y la forma en que las familias se involucran en las tareas escolares se ve influido por las características socio-económicas y culturales de la familia.

Conversaciones productivas entre padres y maestros al inicio del ...

Dentro del conjunto de profesores y profesoras, hay quienes recurren a las tareas para casa como tabla de salvación para compensar las dificultades de tiempo para impartir sus contenidos curriculares, o para promover el entrenamiento individual cuando algún alumno o alumna presenta más dificultades ante los problemas para atender a la diversidad del alumnado durante la propia clase. En el mejor de los casos y los más habituales, recurren a las tareas para casa porque las entienden como herramienta útil e indispensable para el desarrollo de competencias de aprendizaje autónomo (aprender a aprender). En contraposición, también hay quienes las niegan, despreciando su utilidad, dada la desmotivación de muchos alumnos y alumnas para su ejecución y cumplimiento, con un mínimo de calidad. En cuanto al alumnado, encontramos, de un lado, los más alejados y contrarios a las tareas escolares, que fácilmente adoptan una actitud de aversión o repulsa hacia las tareas para casa, considerándolas una intrusión en su tiempo libre o una tarea sin valor y, de otro lado, quienes metódicamente, se dedican al compromiso diario del cumplimento de las tareas asignadas sin grandes cuestionamientos, como integrantes lógicos de su papel de alumno o alumna.

Cuál debe ser la relación padre-maestro ideal | Mini Aula

La colaboración familia-escuela requiere que el profesorado acepte que sus conocimientos en educación están al mismo nivel que el saber que pueden aportar las familias. Es necesario establecer criterios educativos comunes y alianzas, sin dar lecciones ni infravalorar a las familias o a los y las docentes. Asimismo, la implicación de las familias será posible en la medida en que se pongan en marcha y sean efectivos los canales de comunicación, mediante los cuales las familias conozcan las actividades que se pretenden realizar y se les invita a participar de un modo concreto.

Algunas recomendaciones para facilitar esos canales de comunicación familia-escuela, libres de tiranteces y rivalidades, se resumen en:

  1. Partir de la base de que siempre podemos aprender algo del otro. Las familias pueden aportarnos información muy valiosa, a la cual no tendremos acceso sin su colaboración, al igual que los y las docentes.
  2. Tener presente que el objetivo es crear el espacio idóneo para el aprendizaje de los niños y niñas. Crear un espacio de aprendizaje óptimo para los niños y niñas pasa por ser un ejemplo de comprensión, respeto y escucha.
  3. Mantener una comunicación frecuente. Es mejor no esperar a que surjan problemas para tratarlos.
  4. Evitar las comunicaciones a través de Whatsapp, e-mail o notas, y recurrir en la medida de lo posible al teléfono o al encuentro presencial, para evitar malentendidos o malinterpretaciones.
  5. Preparar y planificar a conciencia dichas reuniones. Organizar qué queremos decir y cómo con antelación a un encuentro, para no improvisar y optimizar el tiempo del que disponemos.
  6. Confiar. Este es el pilar de toda relación. La confianza mutua en los criterios y las opiniones de cada uno es fundamental para una relación positiva.
EL PAPEL DE LA FAMILIA Y LA ESCUELA EN LA EDUCACIÓN INFANTIL ...

En definitiva, la familia y la escuela, son pilares fundamentales del proceso educativo, y han de colaborar para complementarse en la educación de los y las estudiantes. No debemos olvidar que, a pesar de sus divergencias, escuela y familia van a compartir un mismo desafío: buscar el bienestar de la futura ciudadanía, ayudándolos en el camino hacia una mejor calidad de vida personal y social.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La asertividad, clave en las relaciones con los demás

La asertividad es la habilidad que nos permite expresar nuestras opiniones, ideas, sentimientos y derechos de forma consciente y clara, respetando siempre la opinión de los demás.

  • Esta no es una habilidad innata con la que todos contamos, pero sí que es una habilidad que se puede aprender y trabajar sobre ella con el fin de lograr comunicarnos de una forma más sana y efectiva.
  • Es considerada como una habilidad que nos permite desenvolvernos a nivel social y que mejora las relaciones con nuestros iguales. El hecho de poder expresar a los demás mis ideas y opiniones de una forma clara y coherente mejora la calidad en las relaciones.
  • Fundamental para expresarnos siempre desde el respeto al otro y sin infravalorar su opinión

CARACTERÍSTICAS DE LAS PERSONAS ASERTIVAS

BUENA AUTOESTIMA: La asertividad, está estrechamente relacionada con una adecuada autoestima. Se considera que una persona con un buen auto concepto de sí mismo, es capaz de expresar adecuadamente sus emociones y sentimientos en interacción con otros

INTELIGENCIA EMOCIONAL: gracias a ella sabemos identificar en los demás su estado anímico. Nos facilita escoger la forma y las palabras adecuadas en una conversación. Favorece el autocontrol.

COHERENCIA Y CONSECUENCIA: Dar prioridad y valor a nuestros pensamientos, deseos, opiniones etc. Esta habilidad incluye el saber decir que no, algo que parece simple pero que para muchas personas se hace bastante complicado el hecho de tener que expresar una opinión que es contraria o diferente. Muchas veces, por miedo al qué dirán o por la presión social, no somos nosotros mismos y no actuamos en consecuencia dejándonos llevar por la opinión de los demás y no llegando a expresar nuestro propio criterio.

BUENAS RELACIONES SOCIALES: La asertividad afecta de forma directa en nuestras relaciones sociales. Ya que la base de una buena interacción con los demás es que haya una buena comunicación es por esto por lo que el hecho de ser asertivos, mejora la relaciones sociales.

COMUNICACIÓN VERBAL Y NO VERBAL ADECUADA: para llegar a transmitir a la otra persona, aquello que estamos tratando de expresar mediante los gestos y expresiones de la cara.

CONFIANZA EN UNO MISMO: una persona segura de sí misma, es capaz de expresar adecuadamente sus opiniones, deseos o puntos de vista.

CARACTERÍSTICAS DE PERSONAS NO ASERTIVAS

En personas poco asertivas lo que suele ocurrir es que por querer mostrar una imagen de ellos mismos diferente a quienes son realmente, por el miedo al qué dirán, por desilusionar al otro, o porque simplemente no están entrenados en estas habilidades, no se llegan a expresar de forma adecuada y por tanto no son capaces de expresar aquello que realmente desean. También es frecuente en estas personas que aparezca el sentimiento de culpa cuando intentan ser más asertivas y expresarse tal cual son, aparecen las inseguridades cuando en realidad uno está expresándose tal cual es. Las personas no asertivas se caracterizan también por tener una baja auto estima y un pobre auto concepto de sí mismas.

Existen tres formas de relacionarnos con los demás, de forma pasiva, agresiva o asertiva. A continuación, a través de un ejemplo reflejamos como reaccionaria una persona según si esta es una persona agresiva, pasiva o asertiva.

EJEMPLO DE UNA SITUACIÓN:

Te has comprado un pantalón y el primer día que querías estrenarlo, te das cuenta que el pantalón estaba mal hecho y venia roto.

  • Pasiva: busca agradar y complacer siempre a los demás. Te quedas con el pantalón con tal de evitar pasar el mal rato de tener decir que el pantalón está mal.
  • Agresiva: no escucha e impone su opinión siempre. Vas a la tienda y exiges que te devuelvan el pantalón por otro nuevo y que te lo regalen, todo esto perdiendo las formas, gritando y exigiendo.
  • Asertivo: claridad y expresa su punto de vista adecuadamente. Comunicas a la dependienta lo ocurrido y expresas tu disconformidad y pides por favor un cambio siempre respetando las formas y sin faltar el respeto a la otra persona.

CLAVES PARA SER MÁS ASERTIVO:

  1. La comunicación no verbal: nos permite comunicarnos de una forma más asertiva a través de los gestos y la mirada que enfatizan y refuerza el mensaje que pretende transmitir el comunicador haciendo que los demás lo comprendan con facilidad.
  2. Hacer preguntas: es una manera de empatizar con la otra persona. Ya que a través de las preguntas mostramos nuestro interés por aquello que están contando, transmite cercanía e interés.
  3. Trabajar la flexibilidad cognitiva: es normal que los demás no piensen como tu, abre tu mente y empatiza con la persona que tienes en frente. Respeta y acepta a los que piensen distinto pero no dejes de dar tu opinión.
  4. Habilidades sociales: practica la escucha activa, respeta los turnos de palabra, haz halagos y acéptalos cuando los recibas.
  5. Control de impulsos: piensa antes de actuar, evita las conductas impulsivas que puedan ofender o hacerte sentir culpable después. Piensa antes de hablar y ten en cuenta a la persona que tienes delante.
Publicado en actitud, adultos, amistad, autoconocimiento, ayuda psicologica, bienestar emocional, conciencia, confianza, crecimiento personal, felicidad, inteligencia emocional, Psicología de la adultez, Sin categoría | Deja un comentario

¿Niños + confinamiento = caos familiar? No necesariamente.

Aunque parece que la cuarentena va tocando su fin, o al menos algo vislumbramos al final del túnel, muchos papás seguís comentándome lo complicado que está resultando el confinamiento con los peques. Y es que, si ya es difícil la convivencia 24 horas con cualquiera, más puede serlo con personitas no adultas con más necesidades de cuidado y más dificultades de autogestión.

Por una parte, antes de exponer qué nos puede echar una mano en estos casos, es importante responder a la pregunta “por qué” y ponernos en su lugar. ¿Por qué nuestros hijos están más revoltosos que nunca en estos días? Para empezar, su principal rutina es el colegio. Y el único momento en que esa rutina desaparece es en vacaciones: navidad, semana santa, verano… Por lo que es muy fácil que ahora en cuarentena, tengan esa sensación de vacaciones y, por tanto, les cueste más ponerse con sus queahaceres. Por tanto, ¿qué aspectos podemos tener en cuenta a la hora de gestionar este confinamiento con los niños?

En primer lugar, parece obvio establecer rutinas. Dado que, como decíamos previamente, éstas han ido desapareciendo. Necesitamos asemejar el día a día a la normalidad, dentro de lo posible, claro:

Sueño y comida: en el confinamiento habréis notado, incluso los más dormilones, que os cuesta conciliar el sueño o que, incluso, os estáis despertando a media noche. Esto sucede porque no nos “cansamos” en el día a día. En la normalidad vamos de aquí para allá, entramos, salimos, nos movemos… y llega la noche y el cuerpo pide descanso. Sin embargo, en estos días, nuestro hijo ha estado “descansando” toda la jornada, por lo que, a la hora de acostarse, puede estar más agitado de lo normal. Por eso es muy importante que establezcamos una hora de acostarse y levantarse que, al menos entre semana, mantengamos constante. Lo mismo sucede con las comidas. Mayormente, las horas del día se gestionan en función de las comidas del día. Por lo que, si ponemos a las mismas horas desayuno, comida y cena, nos ayudará a crear hábitos que se convertirán en rutina.

Ejercicio y ocio: en relación con lo anterior, esta falta de ejercicio físico provoca que los peques tengan explosiones emocionales o motoras con frecuencia. Como decíamos, el día a día les cansa física y emocionalmente. Por lo que tienen momentos de desahogo y de descarga. El estar encerrado entre cuatro paredes no lo permite. Debemos aprovechar para salir con ellos dentro de la franja permitida, a ser posible, de nuevo, a horas similares todos los días. Del mismo modo, es importante que, con esto, les ayudemos a diferenciar cuáles son los momentos y espacios para correr, gritar y saltar y cuáles son los espacios para tener un ocio más realajado. En estos días, muchos me escribís comentándome también que los niños están teniendo una actividad frenética en casa. Es clave no regañarles de primeras por ello, puesto que esta situación es absolutamente extraordinaria y un niño necesita correr, mancharse, jugar, saltar… y ahora mismo no tiene las mismas opciones que antes. Entonces, antes de llevarnos las manos a la cabeza, optemos por explicarle que puede seguir haciendo el ocio más activo en los momentos que elijáis para salir, pero no en casa. Puesto que convivimos con más gente a la que podemos molestar. En casa podemos leer, jugar con los juguetes, ver una peli, cocinar… Actividades más tranquilas.

Estudio: y hablando de espacios, necesitamos uno que cumpla la función de cole: luminoso, ordenado y con pocas distracciones. Es fácil hacer los deberes un día en la cocina, otro en el salón, otro en el escritorio… intentemos evitarlo. Debemos encontrar un espacio que él asocie a momento deberes, estudio, etc. Y, al igual que en el cole, un espacio donde estemos a determinadas horas del día. A la hora de ponernos a estudiar, es clave también la gestión del tiempo si queremos que genere la ansiada AUTONOMÍA. Está fenomenal que le ayudemos con las tareas, pero buscamos que sea él quien se organice llegado el momento. Para ello, es de gran ayuda distribuirse las asignaturas o deberes del siguiente modo: comenzar por lo que consideremos de dificultad media, seguir con lo más complejo y terminar con lo fácil. ¿Por qué? Porque si empezamos con lo difícil, es complicado mantener la motivación el resto del tiempo de estudio, puesto que nos agotamos desde el primer momento. Y si empezamos por lo fácil, dejamos lo más difícil para el final, cuando la motivación y la atención han decaído.

Estimulación cognitiva: muchos niños siguen con sus sesiones online, por necesidades de apoyo educativo, necesidades especiales, etc. y muchos otros siguen online. Es muy beneficioso no detener sus sesiones de neuropsicología o psicopedagogía durante la cuarentena. Pero incluso aquellos niños que no tienen este tipo de necesidades se benefician de una estimulación cognitiva diaria, ya sea mediante este tipo de sesiones o con los papás en casa leyendo, haciendo juegos de atención, memoria, deletreo, etc. Y es que los niños reciben mucha estimulación en su día a día que influye en su adecuado desarrollo y esta estimulación se ve enormemente reducida en esta situación de confinamiento.

En definitiva, sabemos que es complicado ejercer de papá/mamá y trabajador como antes, con la dificultad añadida de nuestra nueva profesión: profesor de nuestros hijos a tiempo completo. Pero con un establecimiento de rutinas, esas cabecitas y esa agitación estarán más controladas, facilitándonos a todos, incluso a los más peques, el día a día. Sin embargo, más importante que establecer rutinas, es pasar todo el tiempo que podamos con ellos. Aunque muchas veces no lo parezca, ¡lo están deseando! Menos pantallas y más juegos de mesa, escondites, búsquedas del tesoro y acampadas familiares en el salón. 😉

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Ayuda a deportistas durante el coronavirus

En el artículo de hoy vamos a hablar de una serie de pautas básicas, recomendadas por parte del colegio oficial de psicología para los deportistas que se encuentran en situación de confinamiento a causa del coronavirus, para llevar este momento del mejor modo posible.

Si para el resto de las personas, la cuarentena ha supuesto una alteración muy grave de su vida cotidiana, para un deportista el cambio es todavía más difícil. La mayoría de las actividades deportivas se desarrollan al aire libre, por lo que al encontrarnos limitados al espacio de nuestras casas, muchos se han visto de repente bloqueados por no poder entrenar de un modo adecuado.

En ocasiones supone el parón de una actividad que llevan desempeñando durante la mayor parte del día durante muchos años, lo que conlleva una muy comprensible situación de desamparo. No saben qué hacer durante toda la cantidad de tiempo que antes pasaban entrenando. Muchos asemejan este periodo a un periodo parecido a cuando se lesionan, pero mucho más largo en algunos casos, y más frustrante por encontrarse bien físicamente.

Es por esto, que desde el Colegio de Psicología de Madrid se ha lanzado una guía de autogestión psicológica para hacer frente a estas emociones durante la cuarentena. Vamos a ver las pautas recomendadas para hacer frente a esta situación de la mejor manera.

  1. Comprende y acepta tu realidad deportiva. A pesar de estar en una situación frustrante donde lo que predomina es la incertidumbre sobre lo que va a pasar, es importante aceptar la situación y comprender que también se puede aprender mucho durante esta etapa.
  2. Autoliderazgo. Utiliza lo aprendido en la práctica deportiva para sobrellevar esta situación con responsabilidad. Si convives con personas en la misma casa, ayúdales a superar también esta situación con liderazgo y medidas saludables que ayude a toda la casa a sobrellevarlo de un modo adecuado.
  3. Cuida tu entrenamiento invisible. Cuida de tu salud mental y física con actividades saludables y gratificantes. No te pases el día en pijama, ponte la ropa de entrenamiento y planifica tu rutina de ejercicios en casa. Come sano, mantente hidratado y aprovecha para dormir las horas necesarias para recuperar el cuerpo. Además, puedes aprovechar para leer o estudiar áreas que no habías tenido ocasión de investigar.
  4. Entrenamiento físico diario. Planifica tu rutina de ejercicios en casa en un lugar que tengas suficiente espacio, a ser posible que sea al aire libre (terraza o jardín) y te resulte agradable. Ponte música que te guste, y trata de conectar con los entrenamientos con la mayor concentración posible.
  5. Mantén el contacto con el equipo. Tanto si estás en un deporte individual como colectivo, trata de mantener el contacto con tus entrenadores, preparadores físicos y compañeros para no sentir que estás solo/a en esto.
  6. Cuida de tu salud mental. Aprende a convivir con estados de ánimos muy variados. Habrá días que estés más ansioso, otros más tranquilo y otros un poco desanimado. Entiende que la situación te va a plantear retos y no siempre podemos estar bien, pero es una buena situación para aprender de nosotros, conocernos y afrontar las diferentes situaciones lo mejor que sabemos. Céntrate en lo que controlas con objetivos a corto plazo alcanzables.  
  7. Entrena tu mente a diario. Aprovecha este tiempo para entrenar cuestiones psicológicas de cara a la vuelta a las competiciones. Visualizaciones, establecimiento de objetivos, autoconocimiento, control de la activación, etc. Si puedes contar con la ayuda de un psicólogo/a deportivo/a será una buena opción, ya que podrá asesorarte en estas cuestiones.
  8. Planifica el día a día. Integra lo comentado en los puntos anteriores de cara a crear una rutina en tu día a día, a ser posible que contenga variaciones para evitar que todos los días sean igual y aprovecha para incorporar nuevas actividades. Puedes crear un horario que pongas en tu habitación para mantener la motivación más elevada.
  9. Otras cuestiones. Cuidado con pasar mucho tiempo en redes sociales o escuchando noticias. Gestiona el tiempo que pasas recibiendo información para evitar la saturación.

Por supuesto, vigila tu salud y la de los tuyos sin obsesionarte. Si te encuentras mal tomate la temperatura de vez en cuando y si manifestases alguno de los síntomas del coronavirus, no dudes en consultar con un profesional de la salud.

Si a pesar de tener en cuenta estas pautas de salud mental, notas que la situación te supera y no logras afrontarla, no dudes en contactar con una de nuestras psicólogas que estarán dispuestas a ayudarte.

Publicado en adultos, autoconocimiento, ayuda psicologica, pensamientos, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Consecuencias psicológicas del COVID-19

En el post de hoy vamos a revisar la sintomatología que está siendo más frecuente desde y tras el confinamiento. Cabe mencionar que, igual que ocurre a nivel físico, existen grupos de riesgo, personas más vulnerables a tener consecuencias psicológicas en estas circunstancias que estamos viviendo. Entre ellos encontramos a personas con patologías emocionales previas, aquellas que viven en situación de soledad o que tienen escaso apoyo social y aquellas con dificultades para seguir una rutina.

coronavirusA nivel personal, en los adultos, nos encontramos con más estados ansiosos y depresivos, esto se traduce en sentimientos de preocupación, agobio e inquietud en el primer caso y apatía (menos ganas de hacer cosas), anhedonia (disfrutar menos de las actividades con las que antes sí los hacíamos) y una visión más negativa a la hora enfrentar el mundo en el segundo caso. Igualmente, aquellas personas que han perdido a seres queridos tienen mayor riesgo de desarrollar un duelo patológico, una pérdida no procesada adecuadamente y por tanto no aceptada, debido a las circunstancias de imprevisibilidad y ausencia/alteración de los rituales de despedida que en muchos casos han rodeado al fallecimiento. La inestabilidad laboral o la pérdida del mismo, la precariedad económica o la no separación de contextos laboral-personal son también situaciones que favorecen sintomatología negativa. Por todo ello, las emociones de irritabilidad, susceptibilidad y labilidad son ahora también más frecuentes.

A nivel infanto-juvenil, puede aumentar la ansiedad y las preocupaciones excesivas por la salud, pudiendo estas últimas degenerar en conductas, también excesivas, de limpieza. La ausencia prolongada de las clases presenciales y la rutina que conllevan, pueden traducirse en un descenso de la motivación y rendimiento académico así como un posible mayor rechazo escolar cuando haya que retomar la presencialidad. El formato online, tanto para la realización de las clases como para el desarrollo-envío de tareas, la mayor autonomía que se les exige a los niños en sus tareas académicas porque nosotros como adultos muchas veces no llegamos para hacernos cargo también de ellas, la brecha tecnológica y la falta de conocimientos adecuados en este sentido, también favorecen emociones de irritabilidad y ansiedad en nuestros hijos. También se observa un incremento, aún mayor del que venía produciéndose, del uso no saludable de las nuevas tecnologías, tiempos elevados de uso que traen consigo otras consecuencias físicas, conductuales y emocionales en los menores.

A nivel familiar encontramos más conflictos sistémicos, por un lado derivados de la propia carga emocional de cada uno de sus miembros y, por otro lado, derivadas del mayor tiempo obligado de convivencia. Dificultades para conjugar el mantenimiento de las normas y rutinas con la flexibilidad que las condiciones actuales requieren. La percepción de la distancia emocional con sus hijos, sobre todo adolescentes, que muchas familias están observando y de la que antes no eran tan conscientes. La dificultad para ser padres y profesores al mismo tiempo así como la incertidumbre de la duración de esta situación. Todo esto favorece una mayor número de conflictos en el hogar.

Para conocer las consecuencias a nivel de pareja así como diferentes pautas de actuación os recomendamos el post de la semana pasada: https://centroapai.wordpress.com/2020/05/25/tips-para-la-convivencia-en-pareja-en-tiempos-de-coronavirus/

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Tips para la convivencia en pareja en tiempos de coronavirus

La palabra confinamiento no me gusta un pelo, ni cuarentena tampoco. Lo primero que he hecho al empezar a escribir este artículo es buscar sus sinónimos puesto que me negaba a tener que utilizar estas dos palabras en el mismo. Y mi sorpresa ha sido encontrar uno que si me convence: “extrañamiento”. Buena palabra para entender lo que quiere conseguir este periodo: que sepas lo que extrañamos para poder ponerlo en práctica.

Empecemos pues a pensar que cosas podemos hacer para poder llevarlo lo mejor posible. Ahora bien, no pretendo poner tips generales que encuentras en todos sitios, sino pautas prácticas que seguramente no, seguro te ayudan a mirar con otra perspectiva este “extrañamiento” y te facilitarán la no tan ansiada convivencia del ahora.

Consejos para la convivencia en pareja:

*Cambiar el enfoque, porque… podría ser una oportunidad para conocer a los míos y disfrutar de ellos, ¿no? Siempre me quejo del poco tiempo que tengo para poder dedicárselo a los míos. Pues ahora lo tienes y te pregunto, ¿cómo quieres emplearlo?


*En momentos críticos, aunque parezca obvio decirlo, encerrarnos en el cuarto, parar y pensar… ¿lo está haciendo para hacerme daño? ¿Acaso yo no me equivoco? Y si lo hago…¿me gustaría que me perdonaran? A lo mejor el enfado no se me va, pero seguro que algo se reduce.


*En la mayoría de las discusiones el problema que tenemos es que estamos pendientes y nos esforzamos por contestar de vuelta y buscar los argumentos para poder defendernos, no escuchamos para entender porque no queremos cambiar de opinión, ya que esto significaría perder la batalla. ¿Es eso cierto?


*Las parejas son compensatorias, se adaptan entre ellas. Me explico, al igual que cuando mi hijo se hace una brecha y mi pareja toma la parte activa y valiente de afrontar esta situación, yo me doy el permiso de estar insegura y temerosa. Por ende, si en casa veo que mi pareja baña a los niños seguramente esté pensando en ir preparando la cena o hacer algo para compensarlo, por lo que por favor no estemos recriminando que no nos esté ayudando. Espera, respira y deja que las cosas sucedan.


*Las tareas no tienen porque hacerse siempre a la par. Aprovecha que tu pareja está haciendo cosas para decirle que después tú te vas a encargar de otra cosa que viene después y aprovecha ese tiempo para desconectar.


*Respetar las rutinas para saber lo que tengo que esperar del otro, para saber que es lo que toca y en que puedo ayudar. La mayoría de las discusiones de pareja es porque el otro no hace. En este sentido hay que tener en cuenta que siempre uno de la pareja es más proactico que otro, por lo que se generan muchas discusiones por ello. Si nos estipulamos rutinas, podemos conseguir que la persona que no suela iniciar las tareas por si mismo sepa lo que le toca y se ponga manos a la obra.


*Hacer un check list de cosas importantes para ti (que puede que no sean para el resto). Anota esas actividades que te satisfacen, que te saquen esa sonrisa que necesitas para sobrellevar mejor el día. Y no seas exigentes, proponte solo las más importantes.


*Cuidar la higiene del sueño para intentar estar del mejor humor posible. Es verdad que estamos menos cansado al no poder movernos tanto, normaliza pues que no tengas tanto sueño pero intenta mantener tus horarios para no descompensar mucho esos tiempos y con ello desestabilizar nuestro estado de ánimo.


*Introduce en esta época de estrés mantenido vitaminas psicológicas. Al igual que cuando hace frío nos tomamos vitaminas pata aumentar defensas, hagamos lo mismo ahora. Vitaminas como hacer ejercicio, leer, prepararte una comilona importante, meditación, ver tu serie favorita…


*Tenemos más tiempo…y ahora que?


*En este periodo intentamos sacar la mejor versión de nosotros mismos, y los demás también, y para poder saber cuál es esa versión hay que querer verlo y estar atento a los nuevos detalles.


*Se flexible, porque estamos en una situación excepcional, ¿acaso no lo somos cuando pasa algo especial en el trabajo?


*Comparte tus preocupaciones con tu pareja, así repartes el peso de tu mochila al soltarla.


*Somos seres sociales y es normal que nos queramos relacionar con otros. Hoy en día gracias al avance tecnológico podemos ver y hablar virtualmente con nuestros amigos, una herramienta para nuestro desahogo y bienestar evidente, pero no abusemos de ella ni la utilicemos como vía de escape.


*Piensa, ¿cómo quiero que me recuerden los míos en este tiempo? Cuando cuente mi vivencia a mis nietos, ¿qué me gustaría contarles de la persona que fui?


*Pasa de la queja a la acción. No te quedes en el plano cognitivo, puesto con solo conseguirás aumentar la rumiación. Operativa tu problema en conductas específicas y pasa de la preocupación a la ocupación.

Date permiso para sentir diversas emociones que están por llegar y que es normal que aparezcan en este encierro. Muchas de ellas nos ayudarán a regularnos. Y si las vivimos de vez en cuando con una intensidad desproporcionada, pide perdón y recondúcete a esa tranquilidad que todos aspiramos, pues es en ésta donde reside el mejor y más sano bienestar.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Educación Intercultural: un camino hacia la inclusión educativa

El término inclusión inicialmente estuvo relacionado con las necesidades educativas especiales de algunos alumnos y alumnas, pero posteriormente pasó a abarcar a la educación en general, promoviendo la idea de que la escuela debe ser para todos y todas las niñas, con independencia de sus características y barreras. La propuesta de la escuela inclusiva tiene que ver con la premisa de que todos los niños y niñas pueden aprender en una escuela en la que la diversidad sea contemplada como un valor añadido. Se trata de una invitación pública y política a la celebración de las diferencias, y al desarrollo de un interés proactivo por promover una cultura educativa que abrace todas las diferencias.

Resultado de imaxes para: educación intercultural

El sistema escolar garantiza el acceso a la escuela de todos los niños y niñas en edad de escolarización, el problema estriba en que no se asegura de que estos niños y niñas disfruten de la misma experiencia de aprendizaje. Como profesionales de la educación, debemos tener en cuenta las barreras de las que parte cada alumno y alumna (pertenece a un grupo sociocultural determinado, desconoce la lengua…). Resulta fundamental que las políticas educativas aseguren no sólo la escolarización de los niños y niñas extranjeros, sino que les garantice una educación de calidad, basada en la equidad.

Resultado de imaxes para: educación intercultural

La inclusión es un proceso, y la educación inclusiva no es simplemente facilitar el acceso a las escuelas a los alumnos y alumnas que viven una situación de exclusión social. Los espacios educativos, para que sean inclusivos, deben cumplir una serie de condiciones que guíen las prácticas y metodologías educativas:

  • La diversidad del alumnado debe ser concebida como un valor y no como un defecto. No implica superioridad ni inferioridad.
  • El aula debe ser concebida como una comunidad de aprendizaje y convivencia, donde el alumnado comprenda que todos y todas pueden aprender, cada cual a su manera
  • Se han de buscar metodologías que favorezcan el aprendizaje autónomo y el desarrollo de estrategias de “aprender a aprender”
  • Todos los niños y niñas pertenecen a un grupo y, por tanto, se debe favorecer el respeto por los derechos de cada miembro.
  • Debemos ayudar a los niños y niñas a conseguir los objetivos curriculares adecuados
  • Proponer la intervención de los/as especialistas dentro del aula, para fomentar las redes de apoyo naturales (las tutorías entre iguales), y delegar la ayuda mutua entre los miembros del grupo abandonando la idea de que el profesor o profesora es responsable de todo el control del aula.
  • Flexibilidad en todas las actuaciones educativas

En línea con todo esto, la educación intercultural, lo que hace es poner en valor las diferencias culturales, en tanto que proporciona riqueza y variedad como recursos educativos.

Resultado de imaxes para: educación intercultural

La educación intercultural supone el reconocimiento y la valoración de la diversidad cultural, sin etiquetar ni definir a nadie en función de la cultura a la que pertenezca, evitando la segregación de grupos. Persigue la defensa de la igualdad, analizando de forma crítica las discriminaciones y desigualdades entre el alumnado, y tratando de promover valores de igualdad, respeto, tolerancia, pluralismo, cooperación, y corresponsabilidad social.  Conlleva, asimismo, una visión del conflicto como elemento positivo para la convivencia, siempre que se asuma, se afronte, y se trate de resolver constructivamente.

La toma de conciencia del propio bagaje cultural, mejora el autoconcepto personal, social y cultural, además del académico, entre todo el alumnado, lo cual constituyo un requisito imprensindible para la motivación por el aprendizaje. La educación intercultural supone tener expectativas positivas sobre las capacidades y posibilidades de todos los alumnos y alumnas, tener en cuenta las necesidades, experiencias, conocimientos e intereses de cada uno, e implementar metodologías de enseñanza cooperativas, recursos didácticos adecuados (no eurocenstristas), y utilizar una comunicación activa y lenguaje inclusivo. Necesariamente, esto supone una revisión del currículo, para eliminar el etnocentrismo, y partir de referentes universales del conocimiento humano, sin limitarse a los producidos por la cultura occidental.

Propuestas para llevar a cabo la educación intercultural en los centros educativos son las siguientes:

  • Elaboración de un plan de acogida cuyo objetivo principal sea facilitar la inclusión desde una perspectiva intercultural. Para ello, que participen tanto alumnos como familias y profesorado, y prestar especial atención a aspectos emocionales y culturales. Las intervenciones han de realizarse con todo el alumnado, por ejemplo, con dinámicas relacionadas con el duelo migratorio. 
  • Elaboración de un proyecto de enseñanza de idiomas (español, catalán, valenciano, euskera…) para las familias, favoreciendo que se impliquen en los procesos y actividades del centro. 
  • Elaboración de un proyecto de visibilización intercultural, aprovechando los espacios comunes como escaparate para mostrar aspectos de las diferentes realidades que conviven en el centro. 
  • Celebración de jornadas y encuentros culturales y deportivos, con el objetivo de crear espacios de convivencia y encuentro entre las familias, los alumnos y la comunidad.
Resultado de imaxes para: diversidad cultural

Este enfoque educativo se hace especialmente necesario en la actualidad, en una sociedad globalizada, con alumnado procedente de múltiples países, pues estos cambios profundos sociales, no se limitan solo a la escuela. Favorecer la convivencia entre personas y grupos distintos desde el respeto mutuo, la gestión de los conflictos, la empatía y la compasión, se ha convertido en una obligación educativa.

María Hernández Guerrero

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Factores de protección en la educación de los niños

¿Cuáles son los factores de protección que influyen en el desarrollo personal, social y educativo de mi hijo? 

Los padres no tienen un manual básico acerca de cómo educar a los hijos ni saben muchas veces cuál es la mejor forma de hacerlo. En esta entrada quiero nombrar aquellos factores de protección que no se deben pasar por alto en la educación de los niños ya que favorecen el desarrollo sano de la persona y previenen en el futuro posibles trastornos y complicaciones. 

Un apego seguro: La forma de establecer un apego seguro es estar disponible para nuestro hijo, estar presente, entender y atender sus necesidades básicas. Además de mostrar cariño mediante abrazos, contacto visual, risas y juegos juntos. Los niños que han recibido un apego seguro saben gestionar sus emociones, son más seguros y desarrollan una mejor autonomía.

Pautas de crianza coherentes: Aquellas que se implantan por el bien de los hijos. Los padres además deben actuar siguiéndolas como referencia en sus vidas. Además, en ocasiones se comete un error muy común, y es el de dar responsabilidad a nuestros hijos que no les corresponde y después culparles a ello si algo va mal. Tenemos que tener muy presente que un niño necesita pautas y límites de sus padres. Esto es lo que le aporta seguridad y protección. 

Valor de la salud y hábitos saludables: es importante que en casa haya un clima proactivo hacia la salud. Promover el descanso, la adecuada alimentación y cumplir con los horarios. Esto les proporciona estabilidad y previene los momentos en los que los niños están cansados y puede haber un problema en casa.

Adquisición de habilidades sociales: capacidad para relacionarnos con los demás de manera efectiva, estrategias sociales adquiridas que nos permiten interactuar con nuestros iguales. Escucha activa, asertividad y empatía son factores fundamentales. Estas habilidades también son importantes que se vayan adquiriendo en casa con el ejemplo de los padres y practicándolas con ellos. 

Autoestima equilibrada: la autoestima es el pensamiento y la evaluación que nos hacemos a nosotros mismos. La falta de ella genera altos niveles de estrés y ansiedad. Por eso es importante trasladar a tu hijo todas las cosas positivas que posee, sus cualidades, trasladarle que es único, evitar comparaciones y reproches. 

Presencia de valores éticos y morales: estos nos guían en nuestras decisiones y en nuestras acciones. Enseñar que nuestros actos tienen consecuencias y que antes de actuar es importante reflexionar acerca de lo que vamos a hacer y decir y ver si es adecuado, para ello conviene hacernos estas tres preguntas: ¿es verdad? ¿es bueno? ¿sirve para algo?

Afrontamiento de problemas y toma de decisiones: esfuerzos que dedicamos a solucionar problemas en nuestra vida cotidiana. Conviene enseñar estas estrategias a nuestros hijos mediante ejemplos, aportando más de una solución a un problema, para así entrenar la flexibilidad cognitiva y evitar la rigidez, inseguridades y creencias irracionales. 

Estos factores favorecen un desarrollo sano de la persona, facilitan que se de una vida equilibrada y son aliados ante los problemas que se pueden presentar en la vida. 

La ausencia de valores éticos y morales, la búsqueda de sensaciones, la baja autoestima y la baja tolerancia a la frustración son indicadores negativos para un desarrollo adecuado. 

Es importante mantener un equilibrio entre exigencia e hiper protección teniendo en cuenta que el cariño no quita la firmeza a la hora de educar y como es lógico, es muy necesario un clima de paz y serenidad en casa. 

Publicado en aceptacion, adultos, ayuda psicologica, bienestar emocional, conciencia, confianza, crecimiento personal, educacion, emociones, felicidad, hijos, Infanto-juvenil, inteligencia emocional, padres, realismo, relaciones sanas, tareas, verdad | Deja un comentario

Envejecimiento activo

No cabe duda de que, conforme las personas se van haciendo mayores, sufren muchos cambios de diferente índole: físicos, psicomotores, cognitivos, socioafectivos… Pero el día a día no está hecho para nuestros mayores y es por esto que quiero hablaros de algunos hábitos de vida que contribuyen a mejorar su calidad de vida.

Resultado de imaxes para: hábitos de vida saludable en el mayor"

En primer lugar, debemos poner atención en la alimentación, pero no sólo a qué comemos, sino a cómo comemos. Es necesario reducir la cantidad de calorías, porque a estas edades se reduce también la actividad física y la masa corporal. Asimismo, cobra gran importancia el establecimiento de una rutina, comer con horarios fijos, sentados y con tiempo: masticando lento para digerir bien los alimentos.

Necesitamos también tener una adecuada higiene del sueño: debemos evitar estimulantes y bebidas alcohólicas desde la tarde, así como las siestas y las cenas copiosas. Del mismo modo, el ejercicio moderado por la tarde ayuda, pero nunca intenso. Tampoco la estimulación excesiva antes de irse a dormir. También se debe usar la cama únicamente para el descanso, para que el cuerpo asocie el momento cama con dormir y no con estar activo. Muy importante mantener la habitación “a punto”, temperatura, ruido, luz… La temperatura ha de ser media, no excesivamente alta, puesto que cuando dormimos, la temperatura corporal ya asciende unos grados.

Tenemos que estar en todo momento orientados en tiempo y espacio. En la calle podemos usar las señales de tráfico y las indicaciones escritas para situarnos, localizar los comercios y otros sitios habituales para nosotros. Siempre debemos tener relojes y calendarios en las diferentes estancias de la casa. También es de gran ayuda tener la costumbre de apuntar los quehaceres, dudas, etc.

La autonomía de nuestros mayores es clave, puesto que retrasa la dependencia y fomenta la autovalía y la funcionalidad. Por supuesto habrá que echar un cable cuando no se vean capaces, pero hay que tener mucho cuidado con la sobreprotección. ¿Dónde es importante que una persona conserve la autonomía lo máximo posible? En las actividades que uno realiza de forma cotidiana, las básicas (vestido, alimentación, higiene…) y las instrumentales (cuidado del hogar, manejo del dinero…).

Por supuesto la actividad física, ya que vitaliza, alegra, vigoriza, mejora la circulación y la movilidad, previene caídas, retrasa las limitaciones funcionales y (hecho comprobadísimo) estimula el cerebro.

Hablando del cerebro… ¿Qué pasa con las necesidades cognitivas? Llegados a una edad, aunque no exista deterioro, de manera preventiva, es muy beneficioso realizar estimulación cognitiva: tanto en centros destinados a tal fin donde se estimulen las funciones cognitivas superiores, como teniendo un tiempo de ocio estimulante: lectura, escritura, pasatiempos, una vida cultural activa (cine, teatro, museos, visita de la ciudad…), aficiones como pintar, coser, cocinar, coleccionar…, nuevos aprendizajes (¿por qué no?) de instrumentos o idiomas, actividades deportivas, vida de ocio activa (quedar con amigos, asociaciones, reuniones familiares…).

Resultado de imaxes para: estimulación cogntiiva en el mayor"

¿Y en qué influye todo esto?: en una MAYOR RESERVA COGNITIVA. Ésta es la tolerancia cognitiva o psíquica frente a los cambios cerebrales fisiológicos relacionados con la edad o con alguna patología, sin presentar síntomas clínicos (Meng, X., & D’Arcy, C., 2012). Y supone un cambio en la estructura misma del cerebro y en su forma de procesamiento de la información. Vaya, lío, ¿no? Pongamos un ejemplo: una persona con Enfermedad de Alzheimer puede mostrar menos síntomas (menos olvidos, mejor lenguaje, más funcionalidad en su día a día…) que otra persona con la misma enfermedad y el mismo deterioro en el cerebro. La idea es que el cerebro de la primera ha ido compensando a lo largo de los años ese deterioro mediante todas las actividades mencionadas anteriormente. En especial, la estimulación cognitiva.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Ansiedad en competición

“Ser valiente consiste en estar muerto de miedo y, a pesar de ello subirse al caballo”.

Cuando algo nos supone un reto, un temor ante lo que podemos no conseguir, no llegar a hacer o incluso fallar, surge esa enemiga mortal para algunas personas que es la ansiedad. Se le puede llamar por diferentes nombres: ansiedad, nerviosismo, tensión, pero finalmente las sensaciones son las que son y como deportistas hay que ser capaz de identificarlas y conocerlas para no dejar que nos dominen a nosotros. Es importante identificarlo porque ser consciente del problema es la mitad de la solución.

 

ansiedad-deporte

Normalmente no es la ansiedad en sí misma la que nos hace cometer errores, ya que todos la sienten en mayor o menor medida, sino que cuando nos ponemos nerviosos, empezamos a realizar cambios en la dinámica o rutina que es lo que hace que acabemos equivocándonos. Esa es la diferencia entre quien domina su ansiedad y quien es dominado por la ansiedad.

Por ejemplo, un tenista que siempre realice el saque de un modo y que por ponerse nervioso por cerrar el partido empiece a girar más la muñeca para ajustar la bola a la línea, lo más seguro es que acabe saliendo la pelota y haciendo doble falta, mientras que si hubiese sido capaz de continuar con su dinámica de un modo concienzudo, probablemente habría terminado ganando.

Aunque es cierto que las victorias no dependen solamente de los jugadores sino que hay muchos más factores en juego, lo importante es que el deportista no se vaya con la sensación de haber fallado por haber querido cambiar las cosas, sino que sepa que ha hecho lo mejor que ha podido y aunque en esta situación el contrario pueda haber sido mejor, las sensaciones han sido buenas y con tiempo se puede lograr.

Como se dice anteriormente, los resultados pueden acompañar al deportista o no, ya que muchas veces no depende de él exclusivamente. Puede que se enfrente con alguien que ese día tenga más suerte, haya entrenado más tiempo o simplemente ese día se encuentre confiado. Es por eso por lo que no todo se puede basar en los resultados. Los resultados tienen que ser una variable más entre otras para conseguir construir la confianza del deportista, que finalmente es la que va a hacer que el deporte sea gratificante. Para ayudar a la confianza nos tenemos que fijar también en el trabajo realizado a lo largo del tiempo que lleva entrenando, no solo a nivel cuantitativo sino también cualitativo. Además, existe un factor que no depende de nosotros que es el talento. Si bien es cierto que entrenar puede hacer que seas un gran deportista, no cabe duda que hay personas que nacen con talento para determinadas cosas, y con la misma cantidad de trabajo, destacan más que sus compañeros.

deporte-ansiedad-310x195

 

Vamos a ver unos consejos para tolerar la presión ante la competición.

  • No hagas especial ninguna situación. A veces, la presión está en nuestra cabeza. Pensar “como no consiga esta victoria es que soy malísimo” o “Es la carrera decisiva, importantísima, no puedo fallar”, hace que añadamos presión de más a la situación, cuando ninguna carrera tiene por qué ser la última y el resultado muchas veces no depende de nosotros.

 

  • Basa tu confianza en la preparación, talento y resultados. Lo mejor es que sea por ese orden, ya que confianza en nuestra preparación debemos tener siempre, por ser el 80% de lo que nos vamos a servir. El talento puede estar o no. Los resultados pueden depender de nosotros o ser también consecuencia de los contrarios, los compañeros de equipo o incluso la climatología.

 

  • Cambia amenazas por retos y, limitaciones por posibilidades. Ese ejercicio de cambio a nivel de terminología puede significarlo todo a la hora de preparar mentalmente una competición.

 

  • Date cuenta de los cambios que haces como consecuencia de la presión. La mayoría de los fallos vienen de esos cambios introducidos por querer hacer las cosas diferentes para hacerlas mejor justo en el momento que menos debemos hacerlas. En competición no es lugar de experimentar, para eso están los entrenamientos.

 

 

Publicado en actitud, ansiedad, autoconocimiento, ayuda psicologica, bienestar emocional, confianza, emociones, estres, inteligencia emocional, pensamientos, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario