Mi hija/o aun no habla ¿Cuánto debo esperar?

Si preguntamos a padres y madres cuándo empezó su hijo o hija a caminar, la respuesta suele ser muy precisa. Sin embargo, si preguntamos por la edad en que comenzó a hablar, la respuesta se vuelve más difícil. Esto se debe a que tardamos mucho tiempo en aprender a hablar.

Las reglas generales del neurodesarrollo que rigen la adquisición del lenguaje pueden resumirse en que:

  • Es secuencial – sucede en todos los niños y niñas más o menos al mismo tiempo con un patrón similar.
  • Es uso-dependiente – el lenguaje surge de la interacción con otros/as.
  • Hay un período crítico para su aparición – no puede aparecer antes de que el cerebro esté maduro para albergarlo, ni después porque luego será mucho más difícil.

Para aprender a comunicarse y a hablar el niño o la niña tiene que poder recibir y emitir señales lingüísticas, y tener la oportunidad de interactuar con otras personas. Las etapas por las que pasa todo niño o niña en este aprendizaje pueden resumirse en:

1. Etapa pre-lingüística

Los diferentes tipos de llanto, la mirada del bebé y su sonrisa. Luego emitirá sus primeros sonidos («j, k»), vocalizará jugando con su voz («aaa, ooo, eee») y por fin encadenará una misma sílaba («ta-ta-ta-ta»). También comenzarán a señalar para pedir, en torno a los 12 meses.

2. Etapa de una palabra

Durante aproximadamente los próximos 6 meses el habla del niño o la niña se caracteriza por el uso de palabras simples para objetos y situaciones cotidianos  («agua», «pan», «dormir»)

3. Etapa de las dos palabras

Comienzan a unir solo dos palabras, y no siempre permite comprender el sentido. El contexto permitirá al adulto o a la adulta comprender el significado y así se va estableciendo la comunicación. En este proceso el niño o la niña habla y recibe una respuesta, por lo que la comunicación ha funcionado y eso le anima a seguir hablando. 

4. Habla telegráfica

Lo siguiente es combinar todas las palabras que conoce de forma ordenada en oraciones. Pero aún no domina las preposiciones, los artículos ni los pronombres. Dice cosas como: “Nene quiere agua”.

5. Dominio del lenguaje

Con la ampliación del vocabulario, el uso de preposiciones, pronombres y tiempos verbales, empieza el caos… Es frecuente que a los tres años se produzca una etapa de confusión en la que el niño mezcla las formas verbales y pronominales de forma inadecuada «te quiero darte un beso»,

Poco a poco esto se irá corrigiendo. Los errores son normales y necesarios porque el niño está aprendiendo a utilizar el lenguaje, intenta averiguar cómo funciona al mismo tiempo que lo usa para comunicarse.

Los niños y niñas no aprenden a hablar por imitación, aprenden a hablar hablando y probando las distintas variaciones que se le ocurren cuando usa el lenguaje. Además, aprenden mucho antes a comprender el lenguaje que a expresarse. Como en cualquier otra cosa, la práctica del lenguaje es lo que facilitará su aprendizaje. Aunque los padres y las madres entiendan lo que quiere su hijo o hija, deben ayudarle a que se esfuerce a hablar para que el resto también le entiendan.

¿Qué pasa cuando mi hija/o no comienza a hablar aun con dos años?

Aquí podemos encontrarnos con dos situaciones:

–       Retraso simple del habla

Sucede en un niño o niña sin otras dificultades en el neurodesarrollo. No tiene problemas para comprender, pero no puede expresarse hablando. Puede emitir sonidos o grupos de sonidos, pero no sabe ordenarlos ni diferenciarlos dentro de una palabra. Tiene intención de comunicarse, aunque a veces puede sentirse inhibido si el contexto familiar, escolar o lúdico no le acompaña. Es un retraso porque se produce más tarde, pero acabará hablando entre los 3 y los 5 años de edad. Es un problema transitorio, que en la mayoría de casos se resuelve por sí solo y no tiene repercusiones en el desarrollo posterior.

–       Trastorno del lenguaje

Decimos que hay un trastorno, una alteración, del lenguaje, cuando además de un retraso en el inicio del habla –sus primeras palabras no aparecen hasta los 2 años o más– aparecen otros problemas en el desarrollo del lenguaje.

  • Fonológicos (Le cuesta pronunciar ciertos sonidos)
  • Semánticos (El vocabulario está reducido a los objetos de su entorno y le cuesta aprender conceptos abstractos como formas, colores, etc.)
  • Morfosintácticos (Las frases son telegráficas y cortas)
  • Pragmáticos (No tiene intención comunicativa).

Nadie conoce mejor a un/a hijo/a que sus padres y madres. Sigue tus instintos y si estás preocupado por el desarrollo de tu hijo, consulta cuanto antes. Nunca te quedes con una duda.

Acerca de María Hernández Guerrero

Neuropsicología, Logopedia Clínica y Escolar, y Formación del profesorado.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s