Mobbing o Burnout: ¿Qué saber sobre el mobbing?

Podemos confundir, en muchas ocasiones, el mobbing y el burnout. Sin embargo, son problemas de salud laboral totalmente distintos. Si no atajamos el problema, ambos podrían derivar en episodios de absentismo laboral e, incluso, podrían terminar en el abandono del puesto de trabajo.

¿Qué es el burnout?

Cuando el estrés laboral va más allá, podemos hablar de burnout. Se trata de un síndrome en el que nos sentimos quemados del trabajo por, probablemente, una falta de adaptación al mismo. El burnout surge cuando se percibe un desequilibrio entre las expectativas de uno y la realidad del día a día en el trabajo. Sin embargo, no debemos confundir el burnout con el mobbing.

¿Qué es el mobbing?

El mobbing surge entre dos o más personas y se encuentra dentro de la categoría de acoso, es una forma de abuso psicológico en el ámbito laboral.

Las personas que sufren mobbing suelen ser envidiadas por distintas características, suelen ser personas muy creativas, suelen tener mucha empatía y valores éticos arraigados y, además, suelen ser muy competentes en sus labores. En estos casos, es posible que el acosador los vea como una amenaza para su posición dentro de la empresa, por lo que utilizan el mobbing a modo de defensa de su propia integridad. Por lo general, las víctimas de mobbing no suelen reaccionar ante los primeros síntomas de acoso laboral, no son conflictivas y además, suelen ser personas a las que les cuesta poner límites y entrar en conflictos aunque sea para defender sus propios derechos.

El resultado del mobbing suele ser un daño psicológico y emocional para la persona que lo sufre. Sufrir mobbing puede derivar en trastornos psicológicos y, entre las consecuencias más comunes, encontramos ansiedad, depresión, somatizaciones, ataques de pánico e incluso síndrome de estrés postraumático.

Mientras que en el burnout surge el conflicto entre la persona y el trabajo, en el mobbing, el conflicto se presenta entre personas. Además, para que lo que está ocurriendo pueda considerarse mobbing debe darse violencia psicológica de forma mantenida en el tiempo y, además, debe tener el objetivo de perjudicar a la persona que la sufre.

¿Qué señales puedo observar cuando sufro mobbing?

El acosador, suele tener características muy diferentes a las de la víctima, son personas con pocas capacidades en las relaciones sociales, carecen de empatía y por lo tanto de culpa ante lo que están haciendo, tienden a la mentira compulsiva, a manipular, son envidiosos y además, tienen un estilo de vida parasitario, es decir, que viven gracias a lo que consiguen de los demás. El problema es que estas personas han desarrollado muy bien sus habilidades para manipular y manejar al otro haciendo que sea la víctima la que se sienta culpable. Si estás siendo víctima de mobbing, es posible que te sea difícil identificarlo. Por todo esto, ¿qué señales pueden encender la alarma?:

  • Se fomenta que no se hable entre compañeros.
  • Se hace de menos tu trabajo por mucho esfuerzo que hagas.
  • Se te asignan tareas que ponen en peligro tu dignidad o salud.
  • Se distorsiona lo que dices para hacerte quedar mal y justificar que puedas perder el trabajo.
  • Se difunden rumores sobre ti para dañar tu imagen.
  • Estás recibiendo un trato injusto en lo relacionado con la remuneración.
  • Se ignoran tus preguntas tanto de forma verbal, como escrita.
  • Se habla mal de ti al resto de compañeros.
  • Se tergiversa lo que dices y se pone en tu contra.
  • Se te están dando informaciones falsas.
  • Se te trata como si fueres invisible.
  • Se te asignan tareas muy por debajo de tu capacidad.

¿En qué puede derivar si no me cuido del mobbing?

En estos casos, es muy fácil que la autoestima se vea deteriorada e incluso que aparezcan sentimientos de culpa por cosas de las que realmente no se es responsable. Podemos encontrar síntomas como insomnio, hipervigilancia, fatiga, etc., y llegar a sufrir depresión, ansiedad o un malestar muy intenso al empezar un nuevo trabajo.

En cualquier caso, es muy importante tomar medidas lo antes posible si se sufre mobbing, ya que el daño psicológico puede ir aumentando según pasa el tiempo. Recuerda que el Código Penal español tipifica el acoso laboral como un delito contra la integridad moral que puede conllevar penas de prisión o elevadas multas.

Además, en caso de sufrirlo, no solo es necesario contar con apoyo legal, sino también psicológico. Este tipo de apoyo será necesario para poder recuperar el bienestar y, lo ideal, sería no tratar únicamente el síntoma, sino tratar la problemática en su globalidad. Dentro de la intervención estipulada para el mobbing, en un primer nivel, encontramos el desahogo psicológico, con el objetivo de que se facilite el procesamiento emocional a través de la ventilación, normalización de las reacciones y preparación para futuras experiencias.

Desde el ámbito de la psicología, trabajamos con el objetivo de asesorarte y darte la oportunidad de vivir de forma más satisfactoria y con un número mayor de recursos. Existen intervenciones individuales y grupales, y ambas, pueden ayudarte si has vivido o estás viviendo una situación desagradable como esta.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s