¿QUÉ ES LA ANOSOGNOSIA?

La anosognosia es un síntoma frecuente en el daño cerebral adquirido y sobrevenido, que se caracteriza por la falta de conciencia de los propios déficit, es decir, se trata de personas que en presencia de evidentes signos de declive (cognitivos, conductuales, funcionales o emocionales), no son conscientes de sus nuevas limitaciones.Las personas que sufren anosognosia pueden ignorar parcialmente sus déficit, ya que se han documentado casos en los que existía conciencia de unas limitaciones pero no de otras.

Los primeros hallazgos sobre este fenómeno datan de principios del siglo XX, donde se les solicitaba a pacientes con hemiplejia izquierda por ictus en el hemisferio derecho que levantaran ambos brazos. Cuando se les pedía que levantaran el brazo derecho lo hacían sin problema, pero cuando les tocaba levantar el izquierdo no contestaban o decían que ya lo habían levantado.

Desde el momento en que se puso nombre a este síntoma tan característico, se empezaron a documentar signos de anosognosia en multitud de pacientes con daño cerebral adquirido y sobrevenido. Resulta muy llamativo ver pacientes que creen ver perfectamente cuando sufren una evidente ceguera cortical por daños en el lóbulo occipital, o ignoran que se olvidan de ciertas cosas como el nombre de familiares, y no se sorprenden de ello.

Resulta evidente que si este fenómeno se produce tras una lesión en el tejido cerebral, debe existir una localización específica que ocasione estos síntomas, ¿verdad? Pues en realidad esto no funciona así, ya que aunque lesiones en determinadas áreas cerebrales provoquen alteraciones neuropsicológicas concretas, el cerebro funciona como un todo y una misma lesión puede provocar diferentes alteraciones. No obstante, sí que existen estructuras implicadas en la aparición de algunas alteraciones.

La presencia de anosognosia es más frecuente en personas que sufren daño cerebral sobrevenido como trastornos neurocognitivos: Alzheimer, demencia frontotemporal, etc;  y en personas con daño cerebral adquirido, especialmente accidentes cerebrovasculares que cursan con hemiparesia.

No siempre es recomendable hacer consciente a estas personas de sus limitaciones.

Es importante informar a los familiares y cuidadores sobre este fenómeno para evitar que se realicen esfuerzos por aumentar la consciencia sobre los déficit. En el caso de trastornos neurocognitivos que impliquen déficit mnésico, no solo no resulta productivo confrontar al paciente sobre sus limitaciones, si no que además aumenta el malestar del paciente.  Por ello es importante consultar con un especialista la mejor manera de abordar cada caso en particular.

            En resumen, la anosognosia es un fenómeno muy común entre la población que nos ocupa, y aun resulta desconocida para la gran mayoría de personas. El diseño de la intervención y la rehabilitación, tanto en el hogar como en el centro de día, deben tener en cuenta la presencia o no de este síntoma y abordar el caso en función del mismo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s