¿Niños + confinamiento = caos familiar? No necesariamente.

Aunque parece que la cuarentena va tocando su fin, o al menos algo vislumbramos al final del túnel, muchos papás seguís comentándome lo complicado que está resultando el confinamiento con los peques. Y es que, si ya es difícil la convivencia 24 horas con cualquiera, más puede serlo con personitas no adultas con más necesidades de cuidado y más dificultades de autogestión.

Por una parte, antes de exponer qué nos puede echar una mano en estos casos, es importante responder a la pregunta “por qué” y ponernos en su lugar. ¿Por qué nuestros hijos están más revoltosos que nunca en estos días? Para empezar, su principal rutina es el colegio. Y el único momento en que esa rutina desaparece es en vacaciones: navidad, semana santa, verano… Por lo que es muy fácil que ahora en cuarentena, tengan esa sensación de vacaciones y, por tanto, les cueste más ponerse con sus queahaceres. Por tanto, ¿qué aspectos podemos tener en cuenta a la hora de gestionar este confinamiento con los niños?

En primer lugar, parece obvio establecer rutinas. Dado que, como decíamos previamente, éstas han ido desapareciendo. Necesitamos asemejar el día a día a la normalidad, dentro de lo posible, claro:

Sueño y comida: en el confinamiento habréis notado, incluso los más dormilones, que os cuesta conciliar el sueño o que, incluso, os estáis despertando a media noche. Esto sucede porque no nos “cansamos” en el día a día. En la normalidad vamos de aquí para allá, entramos, salimos, nos movemos… y llega la noche y el cuerpo pide descanso. Sin embargo, en estos días, nuestro hijo ha estado “descansando” toda la jornada, por lo que, a la hora de acostarse, puede estar más agitado de lo normal. Por eso es muy importante que establezcamos una hora de acostarse y levantarse que, al menos entre semana, mantengamos constante. Lo mismo sucede con las comidas. Mayormente, las horas del día se gestionan en función de las comidas del día. Por lo que, si ponemos a las mismas horas desayuno, comida y cena, nos ayudará a crear hábitos que se convertirán en rutina.

Ejercicio y ocio: en relación con lo anterior, esta falta de ejercicio físico provoca que los peques tengan explosiones emocionales o motoras con frecuencia. Como decíamos, el día a día les cansa física y emocionalmente. Por lo que tienen momentos de desahogo y de descarga. El estar encerrado entre cuatro paredes no lo permite. Debemos aprovechar para salir con ellos dentro de la franja permitida, a ser posible, de nuevo, a horas similares todos los días. Del mismo modo, es importante que, con esto, les ayudemos a diferenciar cuáles son los momentos y espacios para correr, gritar y saltar y cuáles son los espacios para tener un ocio más realajado. En estos días, muchos me escribís comentándome también que los niños están teniendo una actividad frenética en casa. Es clave no regañarles de primeras por ello, puesto que esta situación es absolutamente extraordinaria y un niño necesita correr, mancharse, jugar, saltar… y ahora mismo no tiene las mismas opciones que antes. Entonces, antes de llevarnos las manos a la cabeza, optemos por explicarle que puede seguir haciendo el ocio más activo en los momentos que elijáis para salir, pero no en casa. Puesto que convivimos con más gente a la que podemos molestar. En casa podemos leer, jugar con los juguetes, ver una peli, cocinar… Actividades más tranquilas.

Estudio: y hablando de espacios, necesitamos uno que cumpla la función de cole: luminoso, ordenado y con pocas distracciones. Es fácil hacer los deberes un día en la cocina, otro en el salón, otro en el escritorio… intentemos evitarlo. Debemos encontrar un espacio que él asocie a momento deberes, estudio, etc. Y, al igual que en el cole, un espacio donde estemos a determinadas horas del día. A la hora de ponernos a estudiar, es clave también la gestión del tiempo si queremos que genere la ansiada AUTONOMÍA. Está fenomenal que le ayudemos con las tareas, pero buscamos que sea él quien se organice llegado el momento. Para ello, es de gran ayuda distribuirse las asignaturas o deberes del siguiente modo: comenzar por lo que consideremos de dificultad media, seguir con lo más complejo y terminar con lo fácil. ¿Por qué? Porque si empezamos con lo difícil, es complicado mantener la motivación el resto del tiempo de estudio, puesto que nos agotamos desde el primer momento. Y si empezamos por lo fácil, dejamos lo más difícil para el final, cuando la motivación y la atención han decaído.

Estimulación cognitiva: muchos niños siguen con sus sesiones online, por necesidades de apoyo educativo, necesidades especiales, etc. y muchos otros siguen online. Es muy beneficioso no detener sus sesiones de neuropsicología o psicopedagogía durante la cuarentena. Pero incluso aquellos niños que no tienen este tipo de necesidades se benefician de una estimulación cognitiva diaria, ya sea mediante este tipo de sesiones o con los papás en casa leyendo, haciendo juegos de atención, memoria, deletreo, etc. Y es que los niños reciben mucha estimulación en su día a día que influye en su adecuado desarrollo y esta estimulación se ve enormemente reducida en esta situación de confinamiento.

En definitiva, sabemos que es complicado ejercer de papá/mamá y trabajador como antes, con la dificultad añadida de nuestra nueva profesión: profesor de nuestros hijos a tiempo completo. Pero con un establecimiento de rutinas, esas cabecitas y esa agitación estarán más controladas, facilitándonos a todos, incluso a los más peques, el día a día. Sin embargo, más importante que establecer rutinas, es pasar todo el tiempo que podamos con ellos. Aunque muchas veces no lo parezca, ¡lo están deseando! Menos pantallas y más juegos de mesa, escondites, búsquedas del tesoro y acampadas familiares en el salón. 😉

Acerca de Clara Suárez

Neuropsicóloga y Psicóloga General Sanitaria
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s