Envejecimiento activo

No cabe duda de que, conforme las personas se van haciendo mayores, sufren muchos cambios de diferente índole: físicos, psicomotores, cognitivos, socioafectivos… Pero el día a día no está hecho para nuestros mayores y es por esto que quiero hablaros de algunos hábitos de vida que contribuyen a mejorar su calidad de vida.

Resultado de imaxes para: hábitos de vida saludable en el mayor"

En primer lugar, debemos poner atención en la alimentación, pero no sólo a qué comemos, sino a cómo comemos. Es necesario reducir la cantidad de calorías, porque a estas edades se reduce también la actividad física y la masa corporal. Asimismo, cobra gran importancia el establecimiento de una rutina, comer con horarios fijos, sentados y con tiempo: masticando lento para digerir bien los alimentos.

Necesitamos también tener una adecuada higiene del sueño: debemos evitar estimulantes y bebidas alcohólicas desde la tarde, así como las siestas y las cenas copiosas. Del mismo modo, el ejercicio moderado por la tarde ayuda, pero nunca intenso. Tampoco la estimulación excesiva antes de irse a dormir. También se debe usar la cama únicamente para el descanso, para que el cuerpo asocie el momento cama con dormir y no con estar activo. Muy importante mantener la habitación “a punto”, temperatura, ruido, luz… La temperatura ha de ser media, no excesivamente alta, puesto que cuando dormimos, la temperatura corporal ya asciende unos grados.

Tenemos que estar en todo momento orientados en tiempo y espacio. En la calle podemos usar las señales de tráfico y las indicaciones escritas para situarnos, localizar los comercios y otros sitios habituales para nosotros. Siempre debemos tener relojes y calendarios en las diferentes estancias de la casa. También es de gran ayuda tener la costumbre de apuntar los quehaceres, dudas, etc.

La autonomía de nuestros mayores es clave, puesto que retrasa la dependencia y fomenta la autovalía y la funcionalidad. Por supuesto habrá que echar un cable cuando no se vean capaces, pero hay que tener mucho cuidado con la sobreprotección. ¿Dónde es importante que una persona conserve la autonomía lo máximo posible? En las actividades que uno realiza de forma cotidiana, las básicas (vestido, alimentación, higiene…) y las instrumentales (cuidado del hogar, manejo del dinero…).

Por supuesto la actividad física, ya que vitaliza, alegra, vigoriza, mejora la circulación y la movilidad, previene caídas, retrasa las limitaciones funcionales y (hecho comprobadísimo) estimula el cerebro.

Hablando del cerebro… ¿Qué pasa con las necesidades cognitivas? Llegados a una edad, aunque no exista deterioro, de manera preventiva, es muy beneficioso realizar estimulación cognitiva: tanto en centros destinados a tal fin donde se estimulen las funciones cognitivas superiores, como teniendo un tiempo de ocio estimulante: lectura, escritura, pasatiempos, una vida cultural activa (cine, teatro, museos, visita de la ciudad…), aficiones como pintar, coser, cocinar, coleccionar…, nuevos aprendizajes (¿por qué no?) de instrumentos o idiomas, actividades deportivas, vida de ocio activa (quedar con amigos, asociaciones, reuniones familiares…).

Resultado de imaxes para: estimulación cogntiiva en el mayor"

¿Y en qué influye todo esto?: en una MAYOR RESERVA COGNITIVA. Ésta es la tolerancia cognitiva o psíquica frente a los cambios cerebrales fisiológicos relacionados con la edad o con alguna patología, sin presentar síntomas clínicos (Meng, X., & D’Arcy, C., 2012). Y supone un cambio en la estructura misma del cerebro y en su forma de procesamiento de la información. Vaya, lío, ¿no? Pongamos un ejemplo: una persona con Enfermedad de Alzheimer puede mostrar menos síntomas (menos olvidos, mejor lenguaje, más funcionalidad en su día a día…) que otra persona con la misma enfermedad y el mismo deterioro en el cerebro. La idea es que el cerebro de la primera ha ido compensando a lo largo de los años ese deterioro mediante todas las actividades mencionadas anteriormente. En especial, la estimulación cognitiva.

Acerca de Clara Suárez

Neuropsicóloga y Psicóloga General Sanitaria
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s