Condicionamiento clásico en vacaciones

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué en determinados sitios somos capaces de relajarnos sin importar lo que pase?

Independientemente de si somos más de playa o de montaña, o si preferimos un verano movido o tranquilo, hay lugares que nos hacen desconectar de un modo automático de todo lo que nos preocupa. Hay sitios que permiten a nuestra mente estar presente y disfrutar del momento por el simple hecho de encontrarnos allí.

Esto nos pasa a diario sin darnos cuenta. Por ejemplo, cuando vamos entrando por la puerta del trabajo, nuestro cerebro asocia esos ruidos, olores e imágenes a la actividad de trabajar y hace que cambiemos el chip a concentrarnos y por tanto nos resulta más fácil realizar la rutina diaria de trabajo. Lo mismo ocurre con paisajes, olores y sonidos que solemos experimentar en verano, momento en el que estamos relajados y la mayoría de las cosas que nos ocurren son poco importantes y con el fin de desconectar. Nuestro cerebro asocia el sonido de la ola del mar a relajación, sol, playa, calor, etc. Por tanto, no es solo que cuando estamos de vacaciones, el no tener que ir al trabajo hace que nos relajemos, sino que la percepción de múltiples estímulos ya condicionados otros años a esas sensaciones gratificantes, nos ayudan aún más a desconectar de la rutina diaria.

visitar-cuba-verano

 

A veces ocurre que a pesar de haber cogido vacaciones, no logramos desconectar o no sentimos que estemos totalmente disfrutando de nuestro tiempo libre, es por eso que vamos a ver una serie de tips para lograr asociar las vacaciones a ese modo descanso y relax.

Primero de todo, desconecta realmente, deja el móvil, Tablet o smartwatch en casa y ve a la playa, montaña, o donde sea que quieras ir desconectando realmente de todo. No podemos evitar que se nos cuele un email, un whatsapp o una llamada que pueda hacer que nos fastidie el día, todo puede esperar y lo importante en vacaciones es el descanso y autocuidado.

Segundo, haz lo que te apetezca sin importarte lo que digan los demás. Los complejos, vergüenzas o estar siempre mirando el qué dirán lo único que hace es impedirnos ser nosotros mismos y disfrutar de todo lo que nos gustaría disfrutar. Cada uno está sumergido en sus propios complejos y vergüenzas para mirar las nuestras, por lo tanto, pásalo bien sin importar nada más.

Tercero, date caprichos. Nos pasamos todo el año pensando en cuidarnos, estresados por el trabajo, sin poder hacer cosas por tener que madrugar, etc. En vacaciones puedes seguir manteniendo un estilo de vida saludable dándote algún capricho. ¡La salud no está reñida con disfrutar!

Cuarto, aprovecha para hacer deporte que te apetezca hacer. Durante el verano se abren multitud de oportunidades para realizar nuevas actividades que nunca habrías dicho que podrías hacer. Es mejor arrepentirse de haber hecho algo a luego estar preguntándose cómo habría sido si me hubiese atrevido.

cursos_verano_en_irlanda_para_jovenes

Haciendo estas pequeñas cosas puede ayudar a que tu cerebro asocie esta época del año al descanso, relax y diversión, lo que puede hacer que otros años tu cerebro te ayude a desconectar de un modo más efectivo.

¡Feliz verano!

Acerca de Elia Pesquera Pérez

Psicóloga Sanitaria del centro APAI. Número de colegiada: 33188. "Nunca sabes lo que puede pasar"
Esta entrada fue publicada en adultos, bienestar emocional, conciencia, estres, felicidad, inteligencia emocional, mindfulness, Sin categoría, verdad, vivir y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s