EL PELIGRO DE LOS CELOS

Uno de los motivos por los que muchas relaciones terminan son los celos. Pero… ¿Qué sabemos sobre los mismos? Lo mejor para hacer frente a cualquier problema es el conocimiento.

Para empezar, transmitir que los celos, en cierta medida, son una respuesta normal y comprensible que puede aparecer en cualquier relación en la que entren en juego sentimientos hacia otra persona. Se trata de temores de baja intensidad o envidias cuando nos da miedo perder a la persona querida o ésta deja de prestarnos la atención que nos gustaría.

Sin embargo, esta respuesta se puede convertir en desadaptativa y puede llegar a generar los que llamamos “celos patológicos” en el momento en el que los celos toman el control y se empizan a generar historias mentales con respecto a la pérdida de la pareja y a desarrollar conductas compulsivas para evitar y controlar que eso ocurra. Como resultado, esto genera un gran malestar, tanto a nivel individual, como relacional.

Los celos están compuestos por los siguientes tipos de respuestas:

  • Respuestas Cognitivas: Pensamientos e interpretaciones irracionales sobre diferentes aspectos de la relación de pareja.  Cualquier cosa relacionada con la relación puede ser objeto de interpretaciones erróneas y sesgadas, que provocan emociones de malestar y respuestas de ansiedad, activación e irritabilidad. Por ejemplo: “como usa mucho el móvil, seguro que está hablando con alguien que le gusta”.

reiki para celos

  • Respuestas Psicofisiológicas y emocionales: Los pensamientos e interpretaciones distorsionadas sobre los comportamientos de la pareja generan miedos, inseguridades o nuevas dudas. Por ejemplo: “Le he dejado de gustar”.

 

  • Respuestas Motoras: Son todas aquellas acciones que el “celoso” pondría en marcha para tratar de controlar a la pareja, buscar indicios con el fin de confirmar o desmentir sus sospechas, tratar de impedir que se cumplan nuestros temores infundados… y en definitiva, cualquier conducta que tenga como objetivo la búsqueda de seguridad y la reducción del miedo y la ansiedad que experimenta la persona celosa. Por ejemplo: Mirar el número de veces que se conecta a whastapp o preguntar con insistencia sobre la relación.

celos2

 

Todas estas respuestas en conjunto hacen a la persona entrar en un círculo vicioso en el que ante cualquier duda o malestar se desencadena la necesidad de alivio mediante cualquier conducta compulsiva.

¿Cómo hacemos frente a los celos?

Como con cualquier obsesión, tendríamos que intervenir con el factor compulsivo. Me puede venir el pensamiento, pues es a lo que estoy acostumbrad@, la sensación de malestar y de estar siendo engañad@, pero como en ese momento haga lo que hago siempre para reducir ese malestar, probablemente nunca podré salir del bucle. Vamos a afrontar el malestar inicial para no terminar, efectivamente, enfrentándonos a una ruptura real.

Piensa en el tipo de pareja que quieres ser y en quererte un poquito más a tí mism@ y, si piensas que necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto con nosotras.

relsana

Acerca de Raquel López

Psicóloga Sanitaria en centro APAI. "Disfruta porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora"
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s