PONIENDO LÍMITES A LA OBEDIENCIA

Hoy en día los adultos tendemos a catalogar todo lo que tenemos a nuestro alrededor: bueno-malo, agradable-desagradable, bonito-feo… incluso los psicólogos tenemos sistemas para catalogar las emociones, los pensamientos… Esta manera de pensar lo extendemos también a los más pequeños. Desde que nació mi hija me preguntan si es buena y yo sin pensar respondo que sí, pero… ¿cómo un recién nacido puede ser bueno o malo?, ¿cómo es posible que un bebé se comporte mal? Realmente no creo que eso pueda ser posible, igual sólo es una manera de hablar pero no por ello le vamos a quitar importancia, ya sabemos el gran impacto que tiene el lenguaje en nuestra manera de pensar y de ver el mundo.

mafalda obedecer

Cuando los niños son ya más mayores seguimos categorizándolos, tanto como padres como en el sistema educativo. La mayor parte de los adultos para saber si un niño es bueno o es malo se centra sobre todo en su obediencia…Si el menor obedece a los adultos es un niño bueno de lo contrario se porta mal y es malo. Y yo me pregunto,

En 1961 Milgram realizó un experimento en el que se estudiaba la obediencia ciega a la autoridad, su objetivo era dar explicación al comportamiento de los soldados nazis, en él se pedía al individuo voluntario que enseñara pares de palabras a un alumno, este luego las repetiría y en caso de fallo le tenía que aplicar una descarga eléctrica que empezaría en 45 voltios y poco a poco se iría incrementando hasta llegar a los 450 voltios, descarga que resulta mortal para las personas.

El alumno realmente es parte del experimento y no recibe ninguna descarga eléctrica, sólo lo finge de cara al individuo voluntario.

Screen-Shot-2017-05-13-at-21.48.31

Los resultados fueron sorprendentes ya que más de la mitad de los individuos llegó a aplicar la carga máxima, infligían daño físico a personas que no conocen sólo porque se lo pedía la autoridad en ese momento, el experimentador científico vestido con bata blanca.

Igual ha llegado el momento de revisar lo que más valoramos en el comportamiento de los niños, la obediencia es importante pero es más interesante aún dedicar tiempo a que los niños tengan sus propios valores y actúen conforme a ellos, aún si tienen que cuestionar alguna orden de un adulto

.obediencia sumisa

Acerca de almudenacastejon

-Psicóloga sanitaria. -Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. -Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s