Consumo saludable de las Nuevas Tecnologías

Las cada vez menos nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTICS) llevan consigo riesgos tampoco ya nuevos pero sí cada vez más prevalentes. Vamos a repasar algunos de ellos:

Grooming. Acoso sexual a través de internet de adultos a menores con el objeto de conseguir concesiones sexuales que van desde una imagen hasta un encuentro personal.

Ciberbullying. Es el acoso psicológico por medio de las NTICS. Generalmente se utiliza cuando los miembros tienen edades similares.

Ciberacoso. Término más amplio que puede hacer referencia tanto al ciberbullying como al grooming.

Sexting. Es el envío de contenido sexual a través de las NTICS que suele ser enviado, al menos en su origen, por el propio protagonista.

Hacking: suplantación de la identidad al acceder a las cuentas o perfiles de los menores.

Phishing: obtención de datos personales a través de web ficticias con el fin de realizar hacking sobre alguna persona.

Bl6wUPPCMAASvoK.jpgLas nuevas tecnologías son una realidad, forman parte de la vida de nuestros hijos y por ello es necesaria la educación al respecto, tal y como lo es la educación sexual, vial o el ocio saludable. De esta manera, la prevención del consumo problemático de las NTICS es fundamental para evitar realidades posteriores, al igual que lo es también el trabajo continuo del vínculo con nuestros hijos.

En la preadolescencia, el grupo de amigos configura, en la mayoría de los casos, la fuente principal de influencia en nuestros hijos, esto es así ontogenéticamente hablando, por ello aunque la distancia con nuestros hijos será mayor en esta etapa, lo será menos si la relación  de confianza que hemos cultivado hasta el momento ha sido positiva.

En resumen, y antes de enumerar recomendaciones concretas, es importante que la educación para el uso saludable se realice de manera previa al inicio de nuestros hijos en el uso habitual de las TICS, conversando sobre sus beneficios y riesgos, pero también sobre los  límites y responsabilidades de uso. Hablamos de límites, porque al igual que establecemos una hora de llegar a casa los fines de semana, también tienen que existir unos tiempos y unas buenas praxis para el uso de internet. Estas pautas vamos a establecerlas antes, no una vez se ha instaurado el problema, y en la medida de lo posible se negociaran con nuestros hijos. Han de ser conscientes que hay normas negociables y otras que no lo son, pero que tampoco es una dictadura, ya que esto lo único que hará es generar una resistencia bien pasiva o activa, por su parte, para cumplirlas. Estas normas se revisarán y adaptaran periódicamente y se supervisará su cumplimiento. También estarán establecidas de antemano las consecuencias de su no cumplimiento. Es importante que conozcan la razón de ser de estas normas, si bien pueden no gustarles, al menos que entiendan su por qué

Tan importante como los límites, es el vínculo de confianza y respeto mutuo con nuestros hijos. Esto permitirá que el establecimiento de límites no se reciba como una merma a su libertad individual ni como una imposición. Igualmente favorecerá la comunicación de sus dudas y problemas al respecto de la vivencia virtual. Hablar con ellos de problemas propios no favorecerá que lleven a cabo las mismas conductas, más bien les permitirá reducir la distancia entre sus vivencias y las nuestras. Además, ¿cómo pretendo que mi hijo me cuente sus dificultades si no le hago partícipe de las propias? Esto no significa que tenga que ser conocedor de todo cuanto ocurre en la esfera adulta, pero sí de aquellas situaciones que pueda también vivir y en las que nuestra experiencia pueda serle útil. Recordad que, por mucho que nos cueste asumirlo, el aprendizaje por descubrimiento es mucho más eficaz que el aprendizaje por revelación.

familia.jpg

Tan importante como las dos anteriores es el uso que nosotros mismos damos a las NTICS, el aprendizaje por modelo es fundamental en la adquisición de hábitos y mucho más eficaz que la instrucción verbal. Tenemos que ser congruentes con lo que le pedimos a nuestros hijos y empatizar con ellos en sus necesidades, puesto que en ocasiones también son o han sido las propias.

 

Junto a estas consideraciones, hemos de tener en cuenta las siguientes:

  • Es importante que entiendan que no les estamos vigilando o espiando, sino que es parte de nuestro trabajo como padres la supervisión de su conducta.
  • Coloca el ordenador en un lugar común del hogar que favorezca la labor anterior.
  • Interésate por sus aficiones virtuales, incluso practícalas con ellos, esto favorecerá la confianza y el tiempo compartido. Integra en vuestras conversaciones cotidianas el uso de las NTICS, con quiénes se relacionan, cuántos seguidores tienen…, cuidado con no convertirlo en un interrogatorio, las preguntas abiertas y el intercambio bidireccional de información te ayudarán a evitarlo. Ellos saben mucho de NTICS, quizás más que nosotros, pídeles que te enseñen, pregúntales tus dudas, eso permitirá un cambio de rol entre vosotros y favorecerá la comunicación positiva.
  • El menosprecio de las nuevas tecnologías y las actitudes prohibitivas no hacen sino incrementar la distancia físico-emocional entre hijos y progenitores, evítalas.
  • Negocia límites con respecto: al tiempo de uso, los horarios de conexión, las aplicaciones permitidas, el gasto asociado (pudiendo ser este asumible en la totalidad o en parte por el menor), el tipo de fotografías que pueden compartir, el uso de la cámara web, a quién seguir, o a quién permitir que les siga, compras por internet, detección y emisión de comportamientos negativos en la red, intercambio de datos personales, descarga de archivos, detección de usuarios y páginas maliciosas, la posibilidad de seguirles en sus redes sociales, el conocimiento de sus cuentas e incluso contraseñas. Con respecto al conocimiento de su usuario y contraseña (hasta los 13 años se recomienda, Echeburúa y Requesens, 2012), es más recomendable seguirles que tener estos datos, ya que el menor, sobre todo si es adolescente, verá menos reducida su intimidad y, por tanto, tenderá a mostrar menor resistencia.
  • Conocimiento de las normas PEGI, o edad de uso recomendada, para los videojuegos.
  • La mayoría de los videojuegos actuales tienen opción de juego online, no olvides ser conocedor de este aspecto y establecer también límites al respecto. Si tus hijos juegan online con sus amigos, proponles actividades alternativas, como quedar para echar la partida juntos in vivo.
  • Tan importante como los límites son las responsabilidades, las NTICS son refuerzos potentes para nuestros hijos y siguiendo el Principio de Premack, una actividad de baja frecuencia aumenta si es seguida de otra de alta frecuencia. Podemos usar las NTICS como incentivos de comportamientos menos habituales en nuestros hijos o sobre los que no reside una motivación intrínseca.
  • Las anteriores son normas que, si bien podemos, y se recomienda, negociar con ellos, no dejan de ser, desde la posición de nuestros hijos, una merma a su libertad individual, por ello es importante que las apliquemos desde un inicio, para que puedan acostumbrarse a ellas en la misma medida en que van sumergiéndose en el mundo de las NTICS.

Aunque no existe un acuerdo con respecto a los tiempos recomendados en función de la edad, estas son las consideraciones de Echeburúa y Requesens (2012):

  • < 2 años. Ningún tipo de pantalla.
  • 2-7 años. 1-2 horas de TV. Ni ordenador ni consola.
  • 7-12 años. 2 horas de TV + ordenador + consola (no online)
  • ≤ 12 años. Móvil
  • < 13 años. 3 horas de TV + ordenador + consola + móvil

Recordad que la prevención es mucho más importante y eficaz que la intervención una vez se ha iniciado el consumo problemático. La detección precoz de este último y el establecimiento inmediato de medidas es necesario para evitar un empeoramiento del mismo.

Para finalizar, os dejo algunas guías y enlaces de interés:

Echeburúa, E. y Requesens A. (2002). Adicción a las redes sociales y nuevas tecnologías en niños y adolescentes. Madrid: Editorial Pirámide.

Labrador, F., Requesens, A. y Helguera, M. Guía para padres y educadores sobre
el uso seguro de Internet, móviles y videojuegos

Listado de diversos programas de control parental para ordenadores y móviles: https://www.segu-kids.org/padres/control-parental-aplicaciones.html

Página web creada para fomentar el uso saludable de las Nuevas Tecnologías: http://www.pantallasamigas.net/

 

Acerca de Tatiana Carbajo

Grado en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) Máster en Psicóloga General Sanitaria por la UAM Clínico en EMDR por la Asociación EMDR España Psicóloga en Centro APAI Docente en charlas para profesores y profesionales del ámbito socio-sanitario Psicóloga en distintos talleres de la Comunidad de Madrid
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s