¿Cuándo se va al Psicólogo?

question-thoughtsA pesar de los tabús que siguen existiendo en torno a la figura del Psicólogo, este no es más que otro profesional de la Salud como puede ser nuestro médico de cabecera, el dermatólogo o el dentista. De hecho, en mucho países europeos personas sanas, sin ninguna sintomatología, acuden al Psicólogo de forma periódica como podemos en España acudir una vez al año al dentista. ¿Para qué? ¿Por qué no? Todos somos conscientes de la importancia que tiene nuestro estado de ánimo, nuestro nivel de estrés… nuestra Salud Mental, sin embargo no la cuidamos tan periódicamente como, por ejemplo, cuidamos nuestros dientes, los cuales, aunque estén sanos, solemos revisarlos porque hace mucho tiempo que no voy al dentista.

A pesar de que esto es una realidad en muchos países, en España esta normalización de la Psicología sigue siendo una utopía, y solo vamos al Psicólogo, en el mejor de los casos, cuando las cosas nos están desbordando.

Nuestra recomendación es que, igual que ponemos a punto nuestro coche cuando nos vamos de vacaciones, tenemos que, de vez en cuando, chequear que también nosotros estamos bien. Si espero a que mi coche me dé fallos para llevarlo al taller, seguramente la reparación sea mucho más cara y tenga que dejarlo durante más tiempo que si hubiera cumplido las recomendaciones del fabricante en cuanto a su mantenimiento.

Dicho esto, cuándo sé que necesito ir al psicólogo. El coche me avisa, me saltan un montón de indicadores luminosos, pero mi cuerpo…. Él también nos avisa, solo tenemos que aprender a escucharle.

–          Me cuesta dormir

–          Me noto ansioso y no sé por qué

–          Me ha empezado a salir dermatitis atópica 

–          Se me cae el pelo (recordad que hay épocas en las que esto es muy habitual)

–          Tengo mucha tensión muscular y no se debe a las exigencias físicas de mi trabajo

–          Estoy atravesando un momento complicado y no sé cómo gestionarlo

–          Un familiar o amigo lo está pasando mal y no sé cómo ayudarle

–          Soy cuidador (no solo cuidar a un mayor dependiente es ser cuidador) y esta situación me está pasando factura

–          No me estoy adaptando bien a mi nuevo rol (nido vacío, trabajo nuevo, jubilación, separación…)

–          A mí no me pasa nada, es mi familia la que dice pasarlo mal por mi comportamiento

Cómo veis las primeras situaciones no se refieren a Cuando el cuerpo grita la boca callanuestra Salud Mental, sino a condiciones de nuestro cuerpo que no responden a una causa identificable a priori. ¿Qué significa esto? Es nuestro cuerpo diciéndonos que tenemos que pararnos y mirar qué está pasando. Las siguientes se refieren a situaciones en las que sentimos que no tenemos las herramientas suficientes para enfrentarlas con éxito.

Estoy pasándolo mal, no me gusta la vida que estoy viviendo o, simplemente,  no me pasa nada, mi vida va bien, estoy contento con ella, simplemente quiero que me orienten, que me enseñen a mejorar, sea como padre/madre, como pareja o como individuo.

Todas estas son situaciones en las que un profesional de la Psicología nos puede aconsejar.

Acerca de Tatiana Carbajo

Grado en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) Máster en Psicóloga General Sanitaria por la UAM Clínico en EMDR por la Asociación EMDR España Psicóloga en Centro APAI Docente en charlas para profesores y profesionales del ámbito socio-sanitario Psicóloga en distintos talleres de la Comunidad de Madrid
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s