Cómo conseguir distanciarme de mis pensamientos…DEFUSIÓN COGNITIVA

En definitiva estamos hablando de la fusión cognitiva. La fusión significa quedar atrapados en estos pensamientos permitiéndoles dominar nuestro comportamiento. Defusión, por tanto, significa separarse, distanciarse de nuestros pensamientos, permitiéndoles venir e irse sin quedar atrapados en ellos.

images

En otras palabras significa:

  • observar los pensamientos en vez de observar desde los pensamientos
  • notar los pensamientos en vez de estar atrapados mayor
  • dejar que los pensamientos lleguen y se vayan en vez de atarse a ellos

 

La defusión se facilita en terapia a través de la terapia de aceptación y compromiso. En algunas sesiones, la defusión es el foco central, en donde formalmente se trabaja con el cliente una serie de metáforas y ejercicios para ayudarlos a desarrollar habilidades para separarse de su pensamiento, los cuales intentaremos presentar alguno de ellos en este artículo.

 

  1. En primer lugar se le pide a los clientes que noten sus pensamientos: ¿qué te está diciendo tu mente en este momento? ¿qué tiene que decir tu yo pensante acerca de esto? ¿puedes notar lo que estás pensando?
  2. Se le pide al cliente que observe la funcionalidad de sus pensamientos: ¿es este pensamiento útil? ¿si te aferras fuertemente a él…te va ayudar a resolver la situación? ¿si dejas  que el pensamiento te diga qué hacer te llevará en una dirección adecuada?
  3. Se le pide a los clientes que noten cuando están fusionados o defusionados con sus pensamientos: ¿ahora mismo te encuentras atrapado en tus pensamientos? ¿notas como tu mente se engancha a ellos para llevarte a hacer lo que ellos quieren?

hqdefault.jpg

Ahora deberíamos explicarle a nuestro cliente como la mente humana ha evolucionado para pensar negativamente.  Nuestra mente ha aprendido a avisarnos de posibles peligros y nuestro deber siempre ha sido hacer caso a los mismos para evitar problemas. El problema es que se ha acostumbrado demasiado y está constantemente tratando de advertirnos de todo lo que podría salir mal. Esto es normal porque es instinto de supervivencia. La mente de todo el mundo hace esto, por lo que podríamos concluir que nuestra mente ha evolucionado a pensar negativamente. ¡NO SOY YO EL PESIMISTA QUE ME QUIERO HACER DAÑO! El pensamiento negativo es automático, viene a nuestra cabeza sin que nosotros queremos, ahora bien, que consigas que éstos se conviertan en conducta sí que depende de cada uno de nosotros.

 

Entendiendo esto, las pautas que deberíamos utilizar podría ser las siguientes:

  1. Permitir y normalizar pensamientos
  2. Tratar la mente como una entidad: una entidad que forma parte de nuestro cuerpo, pero que es más pequeña que nosotros en conjunto.
  3. Escuchar a la mente
  4. Escribir los pensamientos
  5. Contarnos los pensamientos que tenemos como historia para alejarnos de ellos y poder provocar así la defusion cognitiva

me-gusta

Un ejercicio que suele funcionar bastante bien es el de “tengo el pensamiento de que”… El mismo consiste en poner el pensamiento negativo en una oración corta de tipo “yo soy x”. A continuación, debemos pedirle que con ese pensamiento se fusione durante 10 segundos, en otras palabras, que se quede atrapada en él y creérselo tanto como le sea posible. Ahora debería repetir sencillamente el pensamiento, pero con esta frase delante del misma: “estoy teniendo el pensamiento de que yo soy X”. Por ejemplo, estoy con el pensamiento de que yo soy un perdedor. Por último, le pediremos que lo repita una vez más, pero esta vez añadiendo la frase de “me doy cuenta de que estoy teniendo el pensamiento de que soy un perdedor”.

a-que-velocidad-viaja-un-pensamiento-01

Con estos ejercicios se prentende conseguir la sensación de separación o distanciamiento del pensamiento. Es un ejercicio simple pero que sin duda da una experiencia de defusión a casi todo el mundo, y por tanto de bienestar y control en nuestras vidas.

 

 

 

Acerca de Rocío Fernández-Durán Mazzuchelli

Psicóloga clínica: evaluación clínica, diagnóstico, intervención con técnicas cognitivo-conductuales, tratamiento, seguimiento y elaboración de informes en niños, adolescentes, adultos, familias y parejas. MÁS INFORMACIÓN: •Psicóloga colegiada: M-24238 •Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. •Directora y psicóloga clínica del centro A.P.A.I. (Atención Psicológica Aplicada Integral) •Máster Oficial de Psicología de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid. •Máster de Especialización en Psicología Clínica y Psicología de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid. •Psicóloga colaboradora del Gabinete de Orientación Psicopedagógica de la Universidad Francisco de Vitoria. •Experta en "Rehabilitación Psicosocial de personas con enfermedad mental grave y crónica". •Colaboradora del departamento I+D+i de Tea Ediciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s