¿Eres inteligente emocionalmente?

El concepto de Inteligencia Emocional se acuña cada vez más al éxito en las distintas áreas de la vida. Según Goleman, precursor de esta disciplina, se trata de un conjunto de habilidades entre las que destacan el autocontrol, el entusiasmo, la empatía, la perseverancia y la capacidad de motivarse a uno mismo.

 

ie3

¿Qué nos hace inteligentes emocionalmente?

  • Lo primero y más importante es la capacidad de identificar lo que estoy sintiendo en el momento. Normalmente estamos desconectados de nuestro cuerpo porque damos demasiada importancia a nuestros pensamientos y cuando el cien por cien de nuestra atención está en los pensamientos lo más probable es que detecte mi emoción cuando ya se ha desarrollado tanto que haga lo que haga para regularla me va a salir a mal. Por ello es muy importante atender a lo que el cuerpo nos trata de decir y poner un nombre a eso que estoy sintiendo, de manera que no nos limitemos a “me siento mal o bien” si no que ahondemos más en esa sensación ” me siento contrariado, decepcionado, desganado, entusiasmado, querido…” ¿Por qué es importante poner nombre a las emociones? Porque si no sé lo que siento no sabré gestionarlo, no podré expresarlo de una manera adecuada ni decir lo que necesito.

 

  •  Por otro lado tenemos la capacidad de entender los estados emocionales. Entender que las emociones no son respuestas sencillas si no complejas, y que van experimentando transiciones a medida que se van desarrollando los acontecimientos. El espectro emocional lleva con nosotros más de 50.000 años y está diseñado para sobrevivir, lo que hace que en la actualidad respondamos a demandas complejas con un espectro emocional del Pleistoceno.  Toda emoción conlleva un impulso a la acción. Cuando percibimos una amenaza para nosotros (por ejemplo al cruzar un paso de cebra vemos un coche a toda velocidad), aparece la respuesta emocional de estrés, lo cual nos lleva a una acción (apartarnos o huir). Esta acción es funcional porque la amenaza era real, sin embargo, en otras ocasiones ese estrés aparece ante amenazas que no son reales pero que, inconscientemente confundimos con la realidad, y esto nos lleva a realizar acciones de las que luego nos podemos arrepentir. Por ejemplo, mi jefe me dice que quiere verme cuando tenga un hueco libre y lo interpreto como una amenaza (me van a echar la bronca), se desencadenará en mi cuerpo exactamente la misma respuesta de estrés que tuve en el paso de cebra que me llevará a querer huir o responder de una manera inadecuada. Entendiendo como funcionamos, podremos gestionar mejor estas respuestas disfuncionales. Así como entendiendo que las emociones vienen y van y que nunca permanecen de forma ilimitada.

 

  • Así mismo tenemos la facilitación emocional. Un estado emocional adecuado facilitará la toma de decisiones adecuada. Bien es sabido que es cuando no se tiene presión cuando mejor aparece la creatividad. Por ello los creativos de las empresas de publicidad tienen espacios abiertos y sofás donde poder tumbarse y unos horarios más flexibles que el resto de trabajadores. Si te es posible no tomes una decisión importante en un estado emocional difícil (estrés, ira, tristeza…), ya sabes que las emociones son transitorias y puedes esperar a encontrarte bien para actuar.

 

  • Por último tenemos la autorregulación emocional. Una vez que localizo lo que estoy sintiendo y entiendo mi emoción, tratar de describirlo y observarlo, sin juzgarlo como bueno o malo. Darme cuenta de lo que siento y dejarlo pasar con conciencia. La tendencia que observarás en ti será o bien resistirte a esa emoción porque no te genera sensaciones agradables, o bien sobre-reaccionar a ella de una manera automática. Te sugiero que en lugar de ello, si te es posible dejes un espacio para sentir, de esta manera no llevarás a cabo acciones impulsivas que pueden empeorar la situación. Transformar esa emoción dolorosa a través de una respuesta opuesta a la evitación, la aceptación. Se ha comprobado que la aceptación es uno de los mayores reguladores emocionales que existen junto cono la humanidad compartida, es decir, seguramente no seas el único en el mundo que está pasando por esa situación o que ha sentido esa emoción, alguien más estará pasando por lo mismo ahora, habrá pasado por lo mismo en el pasado o lo pasará en el futuro. Cuando acepto, el sufrimiento se reduce a la mitad, una frase que me puede ayudar a la aceptación es “esto es lo que tengo que sentir ahora”.

 

Acepta DL

 

Te sugiero que pongas en práctica estos conceptos y te observes durante los próximos días, la Inteligencia Emocional es un habilidad susceptible de ser prendida y tú puedes cultivarla desde este preciso instante.

 

 

 

Acerca de Raquel López

Psicóloga Sanitaria en centro APAI. "Disfruta porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora"
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s