TERAPIAS COMPLEMENTARIAS A LAS COGNITIVO-CONDUCTUALES

Existen terapias complementarias a las cognitivo-conductuales, entre ellas está la Terapia Asistida por Animales (TAA).

Imagen-perro-mano

¿En qué consiste la TAA?

Estas intervenciones consisten en la incorporación de un animal como parte del tratamiento, el objetivo es promover la mejoría de funciones físicas, emocionales y/o cognitivas. Es importante que sean impartidas por profesionales.

Estas intervenciones deben estar adaptadas a las necesidades de cada paciente, para ello, se establecen unos objetivos específicos, y junto con los monitores/ entrenadores se lleva a cabo la sesión.

Los animales terapéuticos poseen unas características específicas, y han sido entrenados.

La TAA comenzó a utilizarse en el siglo XVIII, cuando el doctor William Tuke introdujo a los animales en el tratamiento de enfermos.

En este tipo de terapia se usan animales de todo tipo, animales de compañía como perros y gatos, hasta animales de granja.

Dependiendo de las necesidades de los pacientes se usan unos animales u otros, los más utilizados son los perros y los caballos, sin embargo, hay estudios que hablan sobre las terapias con animales marinos, como delfines u osos marinos.

¿Por qué son buenos los animales para las terapias?Terapia-con-animales

El vínculo y la relación entre personas y animales tienen gran variedad de beneficios para las personas. Entre estos beneficios encontramos los siguientes:

 

 

 

 

 

 

  • Los animales mejoran la empatía y para los niños, en muchos casos, es más fácil establecer un vínculo afectivo con un animal e identificarse con sus sentimientos que con las personas.
  • Ayudan a mejorar la autoestima y aliviar la depresión, etc., del niño, ya que consiguen centrar su atención en ellos y no en los problemas que sufren.
  • También mejoran las relaciones, pues aportan seguridad, y esto mejora la relación con el paciente.
  • Asimismo, los animales son capaces de aceptar a las personas sin realizar ningún tipo de juicio acerca del humano, esta aceptación incondicional facilita el vínculo afectivo.
  • Además, aumentan la socialización, ya que su presencia hace que disminuyan los niveles de ansiedad y estrés que pudiera generar una situación social, y actúan como “lubricante social”.
  • Igualmente, en niños que han sufrido abusos se ha demostrado que los animales tienen un efecto altamente beneficioso, ya que para interaccionar con el animal deben tocarlo, y esto supone que deben mantener contacto físico, algo que si lo tuviera que hacer con una persona le supondría un elevado nivel de ansiedad.
  • Finalmente se ha demostrado que tienen un efecto fisiológico relajante, ya que la presencia de los animales hace que los ambientes sean más relajados y atractivos.

Es complicado hablar de los mecanismos concretos que se desencadenan entre animales y personas, simplemente se establece una relación característica en la que hay una conexión especial, en esta conexión encontramos afecto, compañía y consuelo.

Acerca de Rocío Perera Romero

Psicóloga
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s