ACTÚA PARA CONSEGUIR TUS OBJETIVOS

“Imagina que estás en el borde de un gran pantano. El otro lado del pantano está muy lejos y te llevaría varios minutos llegar allí. Al otro lado del pantano, imagina, que está lo más importante para ti, algo con lo que sueñas, que te excita y te hace vibrar. Por favor, piensa durante unos segundos en lo que habría al otro lado del pantano y la emoción que sentirías al llegar.

 El agua del pantano está muy fría y cuando miras al otro lado, te das cuenta de que la única manera de llegar allí es cruzarlo nadando. Te llevaría cinco minutos llegar al otro lado. Cuanto más nades, más frío sentirás, pero sabrás que estás mucho más cerca de esa cosa tan importante para ti. También sabrás que el frío es algo que sentirás momentáneamente, algo incómodo que tiene sentido sentir durante unos minutos porque en el otro lado está lo más importante para ti. Imagina la sensación que tendrías al nadar en el pantano mientras vas al otro lado y la sensación al ver el otro lado más cerca. ¿Qué elegirías hacer? ¿Te quedarías en el borde del pantano viendo cómo la cosa más importante para ti se desvanece lejos en el otro lado o saltarías al agua y nadarías a pesar de la incomodidad del frío?”

pantano

Todas las decisiones en la vida tienen dos caras, una bonita y otra un poco más fea. Si decides no pasar frío y quedarte en el borde del pantano, a corto plazo está muy bien, porque evitas sentir esa sensación tan incómoda, pero jamás lograrás aquello que te habías propuesto. Si por el contrario, decides lanzarte al agua, en el momento lo pasarás mal, pero la sensación al ver recompensado el esfuerzo, será mucho más gratificante que el no haberte mojado.

Esto es lo que enseño a mis pacientes en consulta. No se trata de vivir sin malestar, se trata de aceptar que el malestar estará ahí, aparecerá en forma de miedo, inseguridad, tristeza, pereza, dolor, ansiedad, nervios, sensación de poca valía… Pero ¿Quién puede decidir que no vengan los pensamientos o emociones negativas en cada momento? Nadie. Por suerte o por desgracia, no tenemos un armario a nuestra disposición por las mañanas en el que podamos decidir que emoción, pensamiento o sensación ponernos. El caso es que el que siente ese malestar no es Pepito ni Manolita, eres TU, pero es importante que sepas que tú no eres tu malestar, sino más que él, por lo que puedes conseguir tus objetivos a pesar de que este decida acompañarte.

 

Asegúrate de que cada día das esos pasos para conseguir lo que deseas en todos los planos de tu vida. Para ello tendrás que mojarte, que pasar frío, pero la satisfacción al alcanzar la orilla será mucho mejor que el no haberlo intentado. No basta con desear, comprométete con tus objetivos, el compromiso tiene forma de acción. Define tus pasos de forma concreta, planifícate y recompénsate por cada avance por pequeño que sea.

BzDMv7HCUAAh9DQ

Acerca de Raquel López

Psicóloga Sanitaria en centro APAI. "Disfruta porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora"
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s