SEXTING y otras prácticas en los adolescentes

Acuden a consulta padres de chicas adolescentes preocupados, consternados, por los mensajes que han visto que sus hijas se escriben con chicos. Mensajes en tono erótico que ningún padre desearía saber que han sido redactados por su pequeña, a veces, los acompañan de fotos “sexys”. Y lo que es más preocupante, en muchas ocasiones, esta correspondencia es mantenida con chicos a los que ni siquiera conocen.

Matizo que son los padres de chicas, aunque los chicos también tienen estos hábitos pero a ellos no les traen a consulta, imagino que culturalmente en ellos lo ven más “normal” o les ven menos vulnerables de los peligros de la red.

Esta práctica es comúnmente conocida como Sexting, yo personalmente no sabía que estaba tan extendida hasta que me lo han ido contando las jóvenes. Imagino que hay tantos padres que ni siquiera han oído hablar de este asunto…

¿Pero por qué practican sexting los adolescentes?

 Despertar sexual: En la adolescencia concurren una serie de circunstancias, tales como la necesidad de autoafirmación, de definición sexual y de pertenencia a un grupo. Así, los adolescentes son más propensos a situaciones de sobreexposición en temas sexuales.

Menor conciencia de riesgo: La falta de experiencias y de perspectiva hace que los adolescentes minusvaloren los riesgos asociados a una conducta de sexting. Así, los menores son menos conscientes de los riesgos y valoran los peligros con dificultad, lo que les lleva a actuar de manera transgresora.

Falta de cultura de privacidad: Parece evidente que el menor no está percibiendo amenaza alguna contra su privacidad, ni es consciente de las implicaciones desde el punto de vista de la seguridad. No ven riesgos en la exposición de datos personales, privados e íntimos, a través de las nuevas tecnologías de la comunicación, y por ello los difunden.

Inmediatez de las comunicaciones: Una vez difundido el mensaje de sexting, no hay vuelta atrás. Esta inmediatez hace que en ocasiones no exista período de reflexión.

¿Qué podemos hacer como padres?

Internet y las redes sociales están ahí, forman parte de nuestras vidas y, muchísimo más, de las vidas de los jóvenes que han aprendido prácticamente a relacionarse a través de ellas. Por lo tanto, intentar aislarles de estos medios parece poco realista, porque con tener acceso a una red wifi  conseguirán conectarse fuera de casa.

Ya que prohibirlas radicalmente no parece una opción, lo más conveniente es que concienciemos a los jóvenes de los riesgos. Entre ellos:

  • Lo que se publica en la red pasa a ser de dominio público. Hay que preguntarles, ¿tú te pondrías en plena calle Gran Vía a repartir panfletos a los desconocidos con tu foto, tu número de teléfono, etc? Pues, a través de la red, la difusión es aún mayor y rápida.

sexting

Hemos visto en los medios de comunicación varias historias de chicas, y alguna mujer adulta, que compartieron fotos íntimas con sus parejas y, tras acabarse su relación, estas fotos aparecieron publicadas en diferentes páginas web. Y lamentablemente, estas historias tienen un final muy dramático.

  • El cyberbulling: consiste en recibir insultos y/o amenazas de manera reiterada por parte de tus iguales a través de las redes. Las chicas de las fotos de las que hablábamos en el párrafo anterior empezaron a ser cyberacosadas, algunas cerraron sus cuentas, cambiaron de instituto, pero los acosadores siempre conseguían encontrarlas.
  • Grooming: son las estrategias que utilizan personas adultas, como depredadores sexuales, para ganarse la confianza del menor a través de Internet con el fin último de obtener concesiones de índole sexual. Y lo que es peor, en muchas ocasiones la víctima y el agresor sexual se conocen, pero uno de ellos, el menor, no lo sabe.

grooming

  • Entrar en un circuito de pornografía infantil: las redes de tratas de personas utilizan las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) para captar víctimas con fines de explotación sexual
  • Riesgos físicos: Los riesgos más graves son los riesgos físicos, y se materializan sobre todo en la exposición a pederastas. Las imágenes o vídeos pueden contener ciertos elementos que ayuden a identificar a quienes aparecen en ellos o que faciliten su localización.

geolocalizacion

  • Sextorsión: amenazas de compartir las imágenes de la víctima a cambio de recibir más, o de “favores” sexuales. Se acaba formando un círculo vicioso del que es muy difícil salir.

Todas estas situaciones pueden derivar en una afección psicológica. Entre estos riesgos se encuentran problemas de ansiedad, depresión, exclusión social, etc.

CONSEJOS PARA PADRES, MADRES Y EDUCADORES:

Es necesario hacer hincapié en la prevención, y ésta pasa principalmente por inculcar en los menores una cultura de la privacidad. Es decir, conseguir que los menores sean conscientes de los riesgos existentes al exponer datos personales públicamente y valoren la privacidad de sus datos.

Ubicar el ordenador en una zona común de la casa. Si el equipo se encuentra en la habitación de menor, será más fácil encontrar momentos de intimidad para realizar contenidos sexuales, mientras que si está en una zona común a la vista del resto de miembros de la familia, el riesgo se reduce.

Que sean los adultos quienes tengan las claves para descargar programas o aplicaciones, puesto que son los padres quienes, muchas veces, asumen directamente el pago de la factura de teléfono móvil del menor, esta supervisión puede ayudar a prevenir el sexting.

La medida esencial al respecto es hablar con ellos de forma razonada sobre estos temas, debatiendo los riesgos posibles y los casos de actualidad a la vez que se genera un ambiente de confianza que facilite que el menor exponga sus ideas y problemas y así reflexione sobre las posibles consecuencias.

Es importante que los padres, madres y educadores sean capaces de trasladar a los menores la confianza suficiente como para que, ante una incidencia en la Red, recurran a la opinión experta de un adulto.

Abordar con ellos los siguientes puntos:

  1. Lo que no está bien en la vida real, no está bien en Internet. Y lo que está mal en la vida real lo está también en Internet. Es decir no pienses que Internet es un mundo mágico que te oculta, porque no es cierto, es un mundo con personas y actos tan reales y tan vulnerables como tu día a día.
  1. Trata a tus amigos de Internet, de la misma forma que tratas a tus amigos, compañeros del colegio, etc. Y no les permitas cosas que no les permitirías a ellos.
  1. Piensa en la información que vas a compartir en tus redes sociales. No entregues información a desconocidos en la red. Si alguien te pide datos personales por la red, abandona la conversación con esa persona. Es más importante tu seguridad que coleccionar “seguidores” y “me gusta”.
  1. Ten presente que hablar habitualmente con un desconocido en Internet, no le convierte en conocido. Sigue siendo un desconocido, primero conoce en la vida real y luego decide sabiamente si los agregas a tus redes sociales.
  1. Comparte con tus padres lo que aprendas en Internet, los sitios que visites y las herramientas que utilices. No pienses que esto te va a quitar intimidad, únicamente te va a regalar seguridad.

 

Acerca de Pilar Casanueva Rodríguez

•Psicóloga clínica del centro APAI: evaluación clínica, diagnóstico, intervención con técnicas cognitivo-conductuales, tratamiento, seguimiento y elaboración de informes en niños, adolescentes, adultos, familias y parejas. MÁS INFORMACIÓN: •Psicóloga colegiada: M-25489 •Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. •Máster en Psicología Clínica y de la Salud de la Universidad Complutense de Madrid. •Psicóloga de la plataforma www.pregunti.com. •Colaboradora del departamento I+D+i de Tea Ediciones. •Formación en intervención y técnicas cognitivo-conductuales integradoras a través de diversos módulos (Terapia de Aceptación y compromiso y Terapia Diálectica Conductual) del curso Experto en Terapia Clínica de Quality Psicólogos. •Amplia experiencia, investigación y formación en "Atención Integral a Víctimas de atentados terroristas". •Colaboradora del proyecto I+D+I sobre el "Seguimiento psicológico de las víctimas de terrorismo y efectividad en los tratamientos" en colaboración con la Asociación Víctimas del terrorismo, participando en diversas publicaciones en Congresos Internacionales y Nacionales de Psicología Clínica. •Docente y Psicóloga de Talleres de Formación de diversa índole.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s