OLVIDOS, PÉRDIDA DE MEMORIA…¿QUÉ HACER?

El envejecimiento de la población es un hecho constatado y reconocido por todos. El aumento de la esperanza de vida, las mejoras en sanidad, y una natalidad baja en los últimos años, arroja una sociedad española cada vez más envejecida, en la que fácilmente se superan los 85 años…

Al llegar a una mayor edad, aparecen problemas y preocupaciones relacionadas con el envejecimiento, como son los problemas de memoria y otros problemas cognitivos. Mucha gente se preocupa ante pequeños olvidos cotidianos, y tiene miedo que esos olvidos y pequeños despistes sean un signo de que van a tener un problema de índole mayor, y vienen con temor al “Alzheimer”. Vamos a hablar un poco de la memoria, a conocer su funcionamiento habitual, para saber qué esperar, no tener miedos infundados, pero sí prevenir y actuar en el momento oportuno.

Es normal que la capacidad de la memoria vaya disminuyendo con la edad. Esto hoy día es un hecho aceptado y es probable que le suceda no sólo al hombre, sino también a muchos animales, especialmente a mamíferos superiores.

En realidad, cuando decimos que con la edad disminuye la memoria no queremos decir que esto le suceda a todas las personas. Hay muchos individuos que conservan una memoria y unas facultades intelectuales prodigiosas durante toda su vida. Pero hay una mayoría que tienen, por muy diversas causas, peor memoria en la vejez que en la juventud y hay un grupo que puede estar, según los diferentes estudios, entre el 30-50 % de personas de mayores de 65 años, al que esos problemas de memoria les producen numerosos olvidos cotidianos (olvidar el nombre de las personas, dónde se ha puesto un objeto, olvidarse de apagar la luz o el gas, etc).

Decimos que estas personas tienen “Pérdida o alteración de la Memoria Asociada a la Edad”.

Los olvidos más frecuentes son:

  • Tener una palabra en la punta de la lengua, no poder recuperar una palabra. Le ocurre casi al 94 % de las personas.
  • Olvidar los nombres de personas (94 %).
  • No saber dónde se ponen las cosas, por ejemplo, las gafas, la cartilla… (93 %).
  • Tener que comprobar varias veces si se ha hecho una determinada tarea, que suele ser automática, como apagar el gas, cerrar la puerta… (86 %).
  • Olvidar un mensaje o un recado recibido ayer o hace unos días y a veces tener que pedir que lo repitan (86 %).
  • No recordar un cambio en las actividades, por ejemplo, que hoy se debe hacer una tarea especial o ir a un sitio específico, y seguir la rutina. (78 %).
  • Olvidar cuándo ocurrió algo, si fue la semana pasada o antes. (77 %).
  • Tener dificultades para aprender una nueva habilidad (76 %).
  • Olvidar lo que se acaba de decir (76 %).

 

 

¿Tener problemas de memoria es sinónimo de demencia?

Algunas personas tienen trastornos de memoria como no recordar si han apagado el gas, si han cerrado la puerta, dónde han dejado ciertos objetos,… Las personas que sufren estas alteraciones, decimos que tienen Pérdida de Memoria Asociada a la Edad. Esta alteración no es una enfermedad, se da en una persona sana, sin enfermedades orgánicas ni psicológicas, y está comprobado que si estas personas realizan Programas de Entrenamiento de Memoria, donde se les enseña a practicar estrategias y técnicas, mejoran mucho los problemas de olvidos cotidianos que presentan. En la demencia se ve afectada la memoria de modo mucho más grave y además se alteran otras funciones corticales superiores que no se afectan en las personas normales: el lenguaje, el juicio, el cálculo, la orientación, el control emocional, etc.

Un estado intermedio entre los trastornos de la memoria por la edad y la Demencia es el Deterioro Cognitivo Leve o Ligero. Estas personas padecen ya una alteración importante de la memoria y algunas de ellas pueden padecer en el futuro una demencia.

Para poder diagnosticar a una persona con deterioro cognitivo leve (DCL) se deben cumplir los siguientes criterios diagnósticos:

  • Presencia de quejas de memoria preferiblemente corroboradas por un informador: La sensación de pérdida de memoria puede ser subjetiva y responder a miedos propios de la edad, cuando realmente no existe o no es preocupante. Por eso, el primer criterio diagnóstico es que la pareja, o algún familiar pueda no sólo corroborarlas, sino aportar información sobre ellas; desde cuando viene pasando, cuál es la intensidad…
  • Deterioro objetivo de memoria por debajo de la media de la edad:El segundo paso que se realiza para el diagnóstico de deterioro cognitivo leve es evaluar a la persona desde muchos ámbitos, incluidas pruebas de neuropsicología, para evaluar con precisión el grado de deterioro, y si es clasificable como diagnóstico o como no.
  • Función cognitiva general normal: La persona es capaz de desarrollar sus tareas cotidianas como siempre y sin necesitar ayuda. Pasear al perro, asearse, cocinar, hacer la compra…
  • Actividades de la vida diaria sencillas intactas, aunque pueda tener ligeras alteraciones en las complejas: La persona puede ir percibiendo que no procesa la información nueva tan rápido como antes, y tareas que antes realizaba sin problemas como leer un libro, pueden abrumarle y confundirle.
  • Ausencia de demencia:Un factor clave para el diagnóstico del deterioro cognitivo leve (DCL) es que la persona no presente síntomas de demencia; como apraxias, agnosias, prosopo-agnosias, alteraciones del habla o del movimiento.

La clave para diferenciar Deterioro Cognitivo Leve (DCL) y Demencia

Es común que surjan dudas y que muchas veces asociemos el deterioro cognitivo leve con una demencia o Alzheimer, pero son trastornos diferentes entre sí.

Si bien los síntomas poder parecernos muy similares, hay que tener en cuenta la principal característica que diferencia a los dos trastornos, y esta consiste en que para que hablemos de demencia tiene que haber una afectación notable en la rutina diaria de la persona, dificultándole o impidiéndole las tareas cotidianas que hacía por si sola hasta el momento.

Esto en el deterioro cognitivo leve no ocurre. La persona generalmente aqueja pérdida de memoria, no recordar los nombres de las personas, tener olvidos “inocentes”: olvidarse de dónde dejó las llaves, etc. Pero puede seguir haciendo su rutina diaria de forma normal y autónoma.

La esencia del deterioro cognitivo leve (DCL) es una alteración de memoria sin que exista una demencia.

A pesar de los avances conceptuales y diagnósticos en el área del envejecimiento desde la perspectiva neuropsicológica, se estima que un porcentaje significativo de los casos de demencia no son diagnosticados en las etapas iniciales.

 

 

 

¿CÓMO PREVENIR Y RALENTIZAR EL AVANCE DEL DETERIORO COGNITIVO LEVE?

  • Controle su tensión arterial, colesterol y diabetes. Haga ejercicio físico diariamente.
  • Cuide la alimentación (la dieta mediterránea es un gran aliado de su mente y cuerpo).   
  • Realice diariamente ejercicios de estimulación cognitiva y activación cerebral. Además, los juegos de mesa, como las cartas o el dominó, hacer pasatiempos (sopa de letras, encontrar diferencias, unir puntos, etc.) y el dibujo libre constituyen un ejercicio positivo de estimulación cognitiva.
  • Se recomienda no abandonar las actividades diarias habituales, mantener los hobbies y actividades de ocio.

  • Evite el aislamiento, acuda a actividades culturales (cine, teatro, exposiciones, museos, etc.), participe activamente en reuniones sociales, etc.
  • Ante los primeros síntomas, consulte a su médico, para que le derive a un especialista, que le haga una revisión neuropsicológica de las funciones cognitivas y determine el estado de las mismas.

Desde APAI, os animamos a revisar vuestra memoria y capacidades, mediante una revisión neuropsicológica, y si tenéis alguna preocupación respecto al rendimiento de las mismas en vuestros padres y/o abuelos les animéis a “chequearlas”. La prevención y la detección temprana del deterioro cognitivo pueden hacer mucho por ti y los tuyos.

¡Qué paséis una estupenda semana!

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s