LLEVAR AL EXTREMO NUESTROS PENSAMIENTOS

Muchas veces acuden a la consulta jóvenes adolescentes o adultos que se quejan continuamente de su físico: que si tengo los pechos pequeños, que si tengo la nariz alargada, que si estoy gorda, que si tengo los ojos pequeños…

Básicamente nuestro trabajo consiste en enseñarle a estas inteligentes personas (aunque bastante irracionales) que esa evaluación es exagerada y incluso totalmente falsa, y os voy a explicar el por qué. No me refiero a que tengan o no los pechos pequeños y una nariz como pinocho, sino a la creencia que subyace a esa idea de que dice: “tener los pechos minúsculos es un hecho horrible que te condena a la infelicidad absoluta”.Lo único que en todo esto es racional es saber que lo que castiga realmente a las mentes de esas personas es terribilizar esas carencias (las tengan o no).

En la línea de evaluación de las cosas de la vida podríamos valorar el hecho de tener esos complejos como algo “un poco malo”, ¡pero nunca como algo terrible y menos como algo que condicione nuestra vida! Esto significa que, a nivel emocional, ese defecto que tenemos pueda disgustarnos un poco, peo no tiene por qué llevarnos de forma automática a la ansiedad, tristeza o vergüenza.

El extremar nuestro pensamiento en categorías muy polarizadas como por ejemplo horrible, malísimo, lo peor, e incluso llamarlas buenísimo, óptimo… nos lleva a la paralización de la conducta posterior. El llevar al extremo las ideas de lo que somos y poseemos como persona nos bloquea, y ante un problema enorme la raza humana al definirlo como algo complicado, no sabe bien qué estrategias llevar a cabo para solucionar el problema ni tampoco podrá aprender a convivir con ello.

Si nos decimos que un hecho es terrible (o que es terrible que sucediese) estamos diciendo que:

  • No puedo ser feliz
  • No debería haber sucedido nunca
  • No lo puedo soportar

Y en el otro extremo, si nos decimos que algo es “fantástico” o “genial” significa que:

  • Seguro que soy feliz si lo tengo
  • Me sentiré bien para siempre

Cuando nos habituamos a evaluar de una forma más exacta, realista y positiva nuestras emociones, éstas se vuelven mucho más serenas y fáciles de modificar porque recordemos una cosa: las emociones que sentimos son siempre producto de nuestros pensamientos y evaluaciones. ¡Aquí está el quid de la cuestión! Yo jamás discuto con ninguno acerca de sus complejos, eso me da igual y seguramente también le de igual a mis pacientes. Lo esencial es que no importa tanto cómo los tengan. En el momento exacto en que lo comprenden y aceptan, dejan de sentirse castigados y tan mal por ello y aprenden a disfrutar de la vida con ese defecto no dicotomizado.

Efectivamente, las personas emocionalmente fuertes tienen mucho cuidado de no dramatizar jamás sobre las posibilidades negativas de su vida y ahí está la fuente de su fortaleza. Están convencidas que la mayor parte de sus adversidades no son “ni muy buenas” ni tampoco “terribles”. Ese convencimiento profundo es lo que las mantiene en calma; ese es su SECRETO.

Acerca de Rocío Fernández-Durán Mazzuchelli

Psicóloga clínica: evaluación clínica, diagnóstico, intervención con técnicas cognitivo-conductuales, tratamiento, seguimiento y elaboración de informes en niños, adolescentes, adultos, familias y parejas. MÁS INFORMACIÓN: •Psicóloga colegiada: M-24238 •Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. •Directora y psicóloga clínica del centro A.P.A.I. (Atención Psicológica Aplicada Integral) •Máster Oficial de Psicología de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid. •Máster de Especialización en Psicología Clínica y Psicología de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid. •Psicóloga colaboradora del Gabinete de Orientación Psicopedagógica de la Universidad Francisco de Vitoria. •Experta en "Rehabilitación Psicosocial de personas con enfermedad mental grave y crónica". •Colaboradora del departamento I+D+i de Tea Ediciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s