ELIGE QUÉ EMOCIÓN SENTIR HOY

Sabemos que la flexibilidad es una cualidad valorada tanto en objetos como en nuestro propio cuerpo… pero. ¿y en nuestra mente?

Los profesionales dedicados a recursos humanos lo repiten continuamente, buscan personas flexibles con capacidad de adaptación. La flexibilidad cognitiva es una fortaleza que nos ayuda a tomar diferentes perspectivas, tomando otros puntos de vista podremos buscar soluciones alternativas a los problemas, ponernos en el lugar de los demás y disfrutar más de las cosas.

Captura

A veces nos cuesta identificar aquellas situaciones en las que estamos siendo rígidos, os pondré un ejemplo de pensamiento rígidoestoy enfadado porque ha salido de trabajar hace una hora y debería de haberme llamado” se trata de rigidez en el momento en el que le l-53229estamos imponiendo una obligación que no es tal, esa persona no tiene por qué llamarnos, podrá llamarnos o no en función de lo que le apetezca. Ese pensamiento hace que dejes de ser responsable de tus sentimientos, al dejar la responsabilidad de tus sentimientos a la mayoría te expones a que las cosas te hagan daño. Si aceptas que tú puedes coger el mando de cómo sentir te encontrarás con un poder nuevo, ese poder te hará sentir más eficaz, te valorarás más y te encontrarás mejor contigo mismo.

Tener el pensamiento de “ha salido de trabajar hace una hora, me gustaría que me llamara” son mucho más ajustados, ya que hace que te hagas responsable de tu bienestar, los individuos responsables de sus sentimientos no tienen que esperar a que los acontecimientos sean mejores,  ya que su bienestar no dependerá tanto de los acontecimientos externos sino que vendrá de ellos mismos.

Estas son algunas claves para dejar atrás la rigidez y empezar a pensar de manera más adaptativa:

  • Deja de centrar tu atención solo en lo negativo, busca el lado positivo de las cosas. Muchas veces nos viene a la cabeza todo lo negativo de manera natural, y lo positivo 00_379486_316300701735002_368645257_nhay que esforzarse por encontrarlo, busca todos los días al menos tres cosas positivas que te hayan pasado.
  • Disminuye el uso de adverbios como “siempre”, “nunca” ya que no suelen ser realistas y magnifican la situación. “Siempre llega tarde”, “mi hijo nunca estudia” intensifican las emociones de enfado y de ira.
  • No adivines el pensamiento de los demás “lo hace para molestarme”, “piensa que soy peor que él”.
  • Cambia los “deberías” por “me gustaría”; “debería ser más amable conmigo”, “debería apetecerme salir”.
  • Utiliza un lenguaje positivo, especialmente al hablar contigo mismo, háblate con compasión y cariño como le hablarías a tu mejor amigo.reflexion-136

La flexibilidad se logra con el paso del tiempo siendo constantes, incorporando pequeños ejercicios diariamente y teniendo en cuenta que los pensamientos son sólo una interpretación nuestra y no son hechos.

d8a8dff834cf149ca3a4c8cd92379e6a

Acerca de almudenacastejon

-Psicóloga sanitaria. -Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. -Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid
Esta entrada fue publicada en aceptacion, actitud, adultos, autoconocimiento, ayuda psicologica, bienestar emocional, crecimiento personal, emociones, felicidad, pensamientos, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s