MANEJANDO LA FRUSTRACIÓN

teen_0

La frustración es una emoción que todos sentimos en diversas situaciones de nuestra vida, cuando lo que deseamos es diferente a lo que tenemos. Es una de las emociones más desagradables, ya que cuando no la gestionamos adecuadamente suele venir acompañada de la decepción, la ira o incluso de la ansiedad.

Como cualquier emoción es importante que sea regulada en su intensidad, para que podamos aprender de ella y buscar las soluciones más adecuadas a la situación.

Tolerancia-frustración

Con respecto a los niños es muy importante que aprendan cuanto antes a tolerar la frustración, a afrontar los “NO” que nos da la vida en diversas situaciones. Los niños que son muy impulsivos o impacientes mostraran una menor tolerancia a la frustración ya que tendrán una menor capacidad de demorar las gratificaciones y de aceptar que las situaciones a veces no son como ellos quisieran.

frustrado_3

La baja tolerancia a la frustración se puede expresar en el caso de los más pequeños en forma de rabietas, pudiendo llegar a mostrar comportamientos violentos como patadas, gritos, arrojar objetos…

Hace tiempo se pensaba que era una emoción que debía evitarse en los niños, sin embargo, hoy en día sabemos que es positiva que la sientan para que aprendan a manejarla y a interiorizar que las cosas muchas veces no son como ellos quisieran.

¿Cómo ayudar a nuestro hijo a manejar la frustración?

Identificando la emoción, enseñándole a ponerle nombre a la emoción e identificando las sensaciones fisiológicas.

-Utilizando técnicas de desactivación fisiológica, relajando el cuerpo para que disminuya la ansiedad asociada a la frustración.

relajacion-tortuga

-Estableciendo unos límites claros. Es completamente normal que aparezca la emoción de frustración cuando a un niño pequeño se le dice NrabietasO, ya que los más pequeños creen que todo lo merecen, el mundo gira a su alrededor y para ellos los límites son injustos.

No cediendo ante las rabietas, ya que de esta manera los niños aprenderán que es una buena solución de su problema.

-Educarle en la cultura del esfuerzo, a ser perseverante.

No le resuelvas tú la situación, sino que sea él quien busque las posibles soluciones y lo intente, equivocarse es una buena oportunidad para aprender.

d9625643c735dbfd6da931951b90c1ca

-Ayuda al niño a aceptar aquellas situaciones que no pueden cambiarse.

-Dales un buen ejemplo manteniendo el control, nada es terrible.

Reforzarle cuando mantiene la calma y tolera de manera adecuada su frustración.

mmm

 

Acerca de almudenacastejon

-Psicóloga sanitaria. -Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. -Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid
Esta entrada fue publicada en aceptacion, actitud, educacion, emociones, hijos, inteligencia emocional, padres, reglas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s