CUANDO LA ÚNICA OPCIÓN ES SER FUERTE

La vida nos brinda muchas cosas. Momentos maravillosos para disfrutar y recordar, pero también nos plantea problemas con las que debemos convivir y tener la necesidad de superar. Algunas de estas situaciones son repentinas, de una elevada intensidad y altamente disruptivas.

NO HAY PROXIMA VEZ

Y os preguntaréis, ¿qué tienen en común este tipo de situaciones cuando unas tienen connotaciones positivas y otras negativas? Que ambas son más exigentes de lo que parecen y que para vivir con bienestar tenemos que ser capaces de afrontarlas con garantías y no perder la perspectiva. Tanto en una situación como en otra, tenemos que ser fuertes y tener la capacidad de adaptarnos.

PESAS NIÑO

AGUA

Citando a un antiguo proverbio chino, “No es la fuerza de una gota de agua la que perfora una roca, sino su constancia”. De la misma manera, cada pequeño problema no resuelto, cada pequeña frustación no gestionada y cada pequeño conflicto no afrontado, acaban por socavar nuestra felicidad.

Sí, a menudo subestimamos el efecto negativo de situaciones cotidianas que consideramos normales o rutinarias. Creemos que no podemos hacer nada para dejar de sufrirlas y no somos conscientes de que, con un pequeño gesto, podemos imprimir un giro a nuestro modo de afrontamiento.

En esos momentos nos teñimos de pesimismo y somos nosotros mismos los que nos creemos que no poseemos ninguna habilidad para hacer frente a la misma o que la situación nos supera. Por ello os animo a que revisemos nuestra “despensa”, analicemos de un modo serio quiénes somos y qué poseemos, porque si no somos conscientes de que tenemos una habilidad (aunque ésta no esté bien ejercitada ni entrenada) no seremos capaces de aplicarla. Imagina que se te ha acabado la leche. Tú no lo sabes, pero queda un tetabrick en la despensa detrás de la caja de galletas. Ni la has visto ni recuerdas su existencia. Después de concluir, sin analizar bien la situación, que no tienes más leche en casa, te irás de casa, cogerás el coche, pasarás frío, irás al supermercado a comprarla y cuando vuelvas puede que ya no te apetezca ese vaso de leche que antes se te antojaba. De la misma manera, si crees que no eres capaz de superar un problema por no tener esa habilidad tan necesaria para afrontarla, acabarás por rendirte a pesar de disponer de los recursos necesarios para conseguir el objetivo.

Por ello os proponemos:

  • Identificar el problema.
  • IDENTIFICARQuitarle esa etiqueta de “problema” “dilema” y cambiarla por una palabra que nos encamine más a la acción, como por ejemplo “reto”. Cuando hablamos de problema, hacemos referencia a aquello que se opone entre lo que deseo realizar y yo. Se produce una interrupción en el proceso que seguíamos, nos paraliza, no nos deja seguir. Si declaramos que tenemos un problema, estamos mostrando nuestra ignorancia, ya que no sabemos cómo resolverlos, pues si lo supiéramos, ya no sería un problema. Y si en lugar de llamarlo “problema”, que nos paraliza, hablamos de reto, también es un juicio que nosotros emitimos, es un reto para nosotros, pero su gran ventaja es que nos prepara para la acción, es un reto y tenemos la convicción de que vamos a hacer lo imposible para superarlo. Lleva implícito un compromiso con nosotros mismos, en cambio un problema no.

PROBLEMA RETO

  • Analizar qué estrategia y/o habilidad necesitamos para hacer frente al problema

concepto-de-habilidades-del-pensamiento-252x300

  • Buscarla dentro de nosotros

exito_y_fracaso_dependen_del_dialogo_interno

  • Ser consciente de que poseemos esa habilidad como el resto, y si no la tenemos muy desarrollada, ponernos manos a la obra para ejercitarla.
  • Resolver el reto.

índice¿Ponte las pilas! Sé fuerte. Da igual la situación que estés atravesando. Todo pasa, nada es permanente, todo es temporal. No hay mal que cien años dure, tu vida mejorará. No te deprimas, pues tú haces de tus días lo que quieres que sean. Y no te fustiges porque la vida te traiga problemas, porque…

 

“NUNCA SABES LO FUERTE QUE ERES, HASTA QUE SER FUERTE ES TU ÚNICA OPCIÓN”

UNICA OPCION

Acerca de Rocío Fernández-Durán Mazzuchelli

Psicóloga clínica: evaluación clínica, diagnóstico, intervención con técnicas cognitivo-conductuales, tratamiento, seguimiento y elaboración de informes en niños, adolescentes, adultos, familias y parejas. MÁS INFORMACIÓN: •Psicóloga colegiada: M-24238 •Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. •Directora y psicóloga clínica del centro A.P.A.I. (Atención Psicológica Aplicada Integral) •Máster Oficial de Psicología de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid. •Máster de Especialización en Psicología Clínica y Psicología de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid. •Psicóloga colaboradora del Gabinete de Orientación Psicopedagógica de la Universidad Francisco de Vitoria. •Experta en "Rehabilitación Psicosocial de personas con enfermedad mental grave y crónica". •Colaboradora del departamento I+D+i de Tea Ediciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s