¿CÓMO TE HABLAS A TI MISMO?

hlar-contigo-mismo

A lo largo de todo el día tenemos constantemente pensamientos en la cabeza, a veces son en forma de imágenes y en ocasiones son frases que nos decimos a nosotros mismos. No solemos prestarles atención sino que cuidamos más nuestras palabras cuando se las decimos a otras personas que cuando nos las decimos a nosotros mismos.

espejo

Si vivimos al lado de una persona que es muy negativa, que se queja mucho, vamos a darnos cuenta de que disfrutamos menos de aquello que estamos experimentando, dado que sus palabras nos afectarán en nuestra interpretación de la situación.

Si durante algunos minutos o algunas horas al día escucho a mi jefe decir que no soy capaz o a alguien cercano opinar que mi manera de vivir la vida no es válida, al llegar la noche probablemente tenga dudas acerca de si soy buena en mi trabajo o de si mi vida va por el camino que debería… ¡Y sólo han sido unos minutos al día! ¿Cómo me afectará mi propia negatividad? El escucharme a mi misma durante todo el día críticas acerca de mi persona, de mi comportamiento o de mi vida.

Se trata de algo muy peligroso que encierra un gran poder… es el diálogo interno. Todas aquellas frases y palabras que nos decimos al interpretar situaciones o al valorarnos a nosotros mismos… si a cada fallo que pueda cometer me digo que no soy válida desde luego terminaré creyéndolo, si pienso en negativo y constantemente escucho dentro de mi cabeza frases del estilo “no seré capaz”, “siempre meto la pata”, “no se me da bien, seguro que me equivoco” afectarán directamente a mi conducta y a mi autoestima.

6d08228c2706426859b0072f79402136

Por lo tanto, te propongo tratar de cambiar ese diálogo interno a positivo. Dejar las frases que nos limitan y utilizar otras que nos ayudan más a alcanzar nuestros objetivos.

Frases como Debería hacerlo” o “tengo que…” Se refieren a cosas que motivaciónqueremos hacer, sin embargo, no son frases que inciten a la acción. “Debería salir a correr”, no parece que se vaya a cumplir esa acción, sino que son autocríticas que nos generan malestar ante una situación que no vamos a cambiar. Además tienen una connotación de obligatoriedad que nos genera rechazo de primeras. Estas frases se pueden sustituir por otras más orientadas al cambio y a la acción, por ejemplo, “como quiero cuidarme y estar sano, elijo la opción de seguir esta dieta”, “como quiero sacarme el curso me voy a poner a estudiar”, “voy a salir a correr, ya que quiero cuidarme y estar en forma”. Estas frases parecen tener una probabilidad mayor de que se cumplan, además así nos hacemos conscientes de que la decisión la hemos tomado nosotros libremente, no nos están obligando, sino que es algo que queremos llevar a cabo por algún motivo.

El no tengo tiempo, es una frase muy repetida que genera gran sensación aliciade falta de control. Tiempo tenemos todos el mismo, 24 horas cada día, pero priorizamos unas cosas u otras en función de nuestros objetivos, por lo que se puede cambiar esa frase por otra del estilo “mi hijo es muy
importante para mí ahora por lo que decido dedicar más tiempo en él”, “mi objetivo es aprobar esta asignatura así que hoy dedicaré mi tiempo a estudiar y no a salir con amigos
”.

También las frases referidas a “soy malísimo en esto”, “se me da fatal esto otro”… son importantes. No tenemos que hacerlo todo bien, eso está claro, de hecho seguro que para algunas cosas tenemos más facilidad que para otras. Sin embargo, si digo que soy malísima en los idiomas, probablemente lo pueda sustituir por “no me atraen los idiomas por lo que nunca he dedicado tiempo para aprenderlos, prefiero dedicar mi tiempo en aprender a cocinar”. Esta frase se ajusta más a la realidad y te permite mejorar en un futuro si así lo decides.

Estos han sido algunos ejemplos, pero hay muchas otras frases que nos limitan de manera diaria, ahora te invito a tomar conciencia de las palabras que utilizas habitualmente, las frases que te limitan, y a sustituirlas por otro tipo de frases que te dan más poder y libertad para alcanzar tus objetivos de la mejor manera.

si-quieres-puedes-1

Acerca de almudenacastejon

-Psicóloga sanitaria. -Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. -Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid
Esta entrada fue publicada en actitud, autoconocimiento, bienestar emocional, coaching, esfuerzo, felicidad, vivir. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s