NO DES-AYUDES A TU HIJO HACIENDO LOS DEBERES CON ÉL

En las últimas semanas se ha hablado en los medios sobre los beneficios o no de quitar los deberes para casa por una propuesta hecha en Francia por Hollande. Hay quienes los consideran una condena para los niños y quienes los consideran necesarios para desarrollar una rutina de trabajo.
Como todo en esta vida, en dosis adecuadas, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Hay profesores que sólo mandan para casa terminar aquellas tareas que no se han acabado en clase, otros que tienen en cuenta la carga de otras asignaturas para no excederse con la suya propia, pero también hay otros profesores que, agobiados por terminar el temario, mandan deberes que obligan a los escolares a pasar más de tres horas sentados ante los libros. No olvidemos que los niños ya han pasado sus correspondientes horas “de trabajo” en las aulas y que las tareas para casa deberían ser un simple repaso.
A mí me encantan los profesores que le dan otro enfoque a las tareas y lo que valoran es más el compromiso y la responsabilidad que adquieren los niños al encargarse de organizar su agenda, preparar sus mochilas con el material necesario, anotar las fechas de los exámenes para planificarse y desarrollan el hábito de hacer sus deberes SOLOS a pesar de no gustarles.

Mafalda.Quino deberes
No hay que olvidar que las tareas son para los alumnos, no para los padres. Escuchamos cada vez más a menudo a padres que nos dicen “Mañana tenemos examen de Lengua y hoy vamos a tener que repasar un montón”. Yo me pregunto en qué momento se han despistado tanto estos padres cómo para formular esa oración en plural. Incluso hay padres que se cogen la tarde libre para repasar con su hijo ante un examen. El examen lo tiene el niño, por lo tanto es él quién tiene que estudiar.
Los padres que se sientan todas las tardes a hacer las tareas con sus hijos crean un hábito desadaptativo muy difícil de cambiar. El escolar se forma la idea de que él solo no será capaz de hacerlo, por lo tanto no pondrá en marcha estrategias de afrontamiento.
Otra de las consecuencias negativas de este hábito es que la relación padres-hijo se escolariza, el tema central de las conversaciones pasa a ser académico. Y, cuando los resultados no son los esperados por los progenitores, la relación entre ellos y el menor se ve muy deteriorada.malhumor-ok--644x362
A todos los padres con los que trabajamos en consulta les solemos dar una serie de consejos respecto a este asunto:
– Tener en cuenta que la atención no se puede mantener de manera ininterrumpida durante más de 45 minutos, por eso es importante hacer breves descansos tras este tiempo. Tomar algo dulce, como un zumo de frutas, en esos ratitos de descanso puede ayudar a recuperar su atención.
– Es más productivo a largo plazo enseñar al niño a organizar sus tareas que hacerlo nosotros por ellos. Deben comenzar por una tarea que no exija mucho esfuerzo para ir entrando en faena, pasar a la que requiera más esfuerzo y reservar la tarea que le atraiga más para el final, cuando esté más cansado.

images2
– Instaurar una hora mágica para hacer lo que él quiera tras los deberes. Hay muchos niños que se agobian pensando que no van a poder jugar debido a la carga de tareas. Si niños-aire-libresaben de antemano que, pase lo que pase, tendrán su rato de ocio, realizan los deberes más motivados. Sus tardes no deben reducirse NUNCA solo a estudiar, necesitan desfogarse al aire libre y con actividades que disfruten.
– Los padres no deben sentarse nunca a su lado para hacer los deberes. Lo idóneo es que estén cerca para resolver dudas puntuales. Hay que intentar guiarles para que sean ellos quienes lleguen a comprenderlo y no dárselo todo hecho. Por ejemplo, si no sabe el significado de una palabra, le podemos animar a buscarlo en el diccionario.
– Es bueno que antes de empezar sus deberes los niños se tomen unos minutos para shutterstock_145437241relajarse a través de respiraciones profundas o imágenes agradables y así enfrentarse a sus tareas con mejor disposición.
– El sitio de estudio debe ser siempre el mismo para que se cree una asociación entre ese lugar y el estudio. Hay que asegurarse de que no haya estímulos distractores y que esté bien iluminado. Es bueno que, cuando ya saben relojleer la hora, tengan un reloj cerca para aprender a organizar su tiempo.
– No se deben corregir los deberes en casa ya que entonces el profesor nunca sabrá en qué ha tenido dificultades el niño y así repasarlo en clase. Por otro lado, el niño aprende de las correcciones de clase con los ejemplos de sus compañeros. Lo que sí se puede comprobar en casa, a posteriori, es si ha prestado atención a la corrección y la ha entendido bien.
– Enseñarles la importancia de comprender lo que estudian, de razonarlo e interiorizarlo con ejemplos ya que aprendérselo de memoria como loros hará que lo olviden tras el examen.
– El tiempo que ahorramos al no sentarnos a hacer los deberes con ellos dediquémoslo después a compartir un rato agradable con ellos. Pasar tiempo con ellos jugando, hablando de otras cosas que no sean de tipo académico, que nos cuenten qué han hecho en el día, que nos hablen de sus amigos, si algo les preocupa, etc. Es mucho más enriquecedor para ellos ser el centro de atención de los padres en momentos como estos y se crea una mejor relación de confianza.
Y por último, no olvidar nunca que es más importante que el niño sea feliz y se desarrolle de manera adecuada que llegue a ser el futuro Premio Nobel de Matemáticas.

niño sabio

Acerca de Pilar Casanueva Rodríguez

•Psicóloga clínica del centro APAI: evaluación clínica, diagnóstico, intervención con técnicas cognitivo-conductuales, tratamiento, seguimiento y elaboración de informes en niños, adolescentes, adultos, familias y parejas. MÁS INFORMACIÓN: •Psicóloga colegiada: M-25489 •Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. •Máster en Psicología Clínica y de la Salud de la Universidad Complutense de Madrid. •Psicóloga de la plataforma www.pregunti.com. •Colaboradora del departamento I+D+i de Tea Ediciones. •Formación en intervención y técnicas cognitivo-conductuales integradoras a través de diversos módulos (Terapia de Aceptación y compromiso y Terapia Diálectica Conductual) del curso Experto en Terapia Clínica de Quality Psicólogos. •Amplia experiencia, investigación y formación en "Atención Integral a Víctimas de atentados terroristas". •Colaboradora del proyecto I+D+I sobre el "Seguimiento psicológico de las víctimas de terrorismo y efectividad en los tratamientos" en colaboración con la Asociación Víctimas del terrorismo, participando en diversas publicaciones en Congresos Internacionales y Nacionales de Psicología Clínica. •Docente y Psicóloga de Talleres de Formación de diversa índole.
Esta entrada fue publicada en educacion, examenes, hijos, padres, tareas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s