¡Atrévete a sentir!

Qué difícil es convivir con nuestras emociones desagradables a diario, frecuentemente oigo a las personas demandar “quiero no estar triste, no tener ansiedad”, “quiero quererle menos”…

Es imposible una vida sin dolor, ya sea físico o emocional, ¡y menos mal! Ya que el dolor es adaptativo y nos transmite muchos mensajes acerca de nosotros mismos y del entorno. Menos mal que me duele el dedo cuando estoy cocinando y me corto con el cuchillo, antes de pensarlo conscientemente ya he apartado mi dedo de la hoja afilada. Si toco algo que está muy caliente me apartaré instintivamente para no quemarme. Con el dolor emocional ocurre exactamente igual, me está transmitiendo un mensaje acerca de la situación, menos mal que siento miedo ante un león, por suerte puedo sentir culpa, así podré hablar con esta persona e intentar reparar el daño que le he hecho para preservar la relación.

El problema es el miedo con el que vivimos a sentir, miedo aprendido a la soledad, miedo a la tristeza, a la ansiedad… que hace que neguemos las emociones desagradables y por consiguiente terminemos evitando situaciones.

Cuando nos esforzamos por reprimir una emoción lo que conseguimos es mantenerla en el tiempo, ya que no se irá hasta cumplir su función de comunicarnos la información que necesitamos saber. Es como un mensajero que tiene que entregar un paquete, llamará a la puerta, pero si no le abrimos esperará pacientemente, no se irá hasta que no entregue su paquete. Por ejemplo, si al perder a un ser querido evito llorar y sentirme solo, lo que voy a conseguir es quedarme anclado en esa emoción en lugar de experimentarla y de seguir adelante.

Por ello, hoy te propongo que te atrevas a sentir.

Experimenta ese dolor que llevas tiempo negando, siente cómo recorre tu cuerpo, préstale atención a tus cambios fisiológicos al tener esa emoción. Abrázate a tus miedos, tus soledades, tu tristeza.

-Posteriormente, analiza qué te está diciendo esa emoción, qué mensaje te transmite, de dónde viene.

meditar

-Ten compasión de ti, reconoce ante ti mismo que puedes sentirte vulnerable y que no pasa nada. Repite las palabras “es normal que me sienta así” para poder abrirte a ella.

-Por último, toma distancia, no te identifiques con esa emoción. Puedes sentir soledad en un momento dado, pero no eres esa emoción, una vez que sepas de dónde viene deslígate de ella.

Volviendo al inicio del post, cuando alguien me pide ayuda por sentirse triste, enfadado o con ansiedad, en realidad la clave no está en sentir esa emoción, sino en la intensidad y la frecuencia con la que lo experimentamos. La mayor parte de las veces esa intensidad y frecuencia disminuyen aceptando las emociones sin juzgarlas y escuchando qué nos dicen, así terminan diluyéndose ya que es su proceso natural (nacer, crecer, expresarse y morir).

“Las emociones son como las olas; tal como vienen se van… Si las negamos pronto crecerán convirtiéndose en tsunamis”

olas

Almudena González de Castejón

Psicóloga sanitaria

Acerca de Rocío Fernández-Durán Mazzuchelli

Psicóloga clínica: evaluación clínica, diagnóstico, intervención con técnicas cognitivo-conductuales, tratamiento, seguimiento y elaboración de informes en niños, adolescentes, adultos, familias y parejas. MÁS INFORMACIÓN: •Psicóloga colegiada: M-24238 •Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. •Directora y psicóloga clínica del centro A.P.A.I. (Atención Psicológica Aplicada Integral) •Máster Oficial de Psicología de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid. •Máster de Especialización en Psicología Clínica y Psicología de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid. •Psicóloga colaboradora del Gabinete de Orientación Psicopedagógica de la Universidad Francisco de Vitoria. •Experta en "Rehabilitación Psicosocial de personas con enfermedad mental grave y crónica". •Colaboradora del departamento I+D+i de Tea Ediciones.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s